Hermosillo Día del Maestro

Beatriz Adriana siempre quiso ser maestra

Señala que le gusta mucho convivir con los niños, pues le transmiten alegría, energía y vitalidad. 

Avatar del

Por Olivia Paredes

La maestra Beatriz Adriana Rascón siempre ha disfrutado de convivir con los niños.(Anahí Velásquez)

La maestra Beatriz Adriana Rascón siempre ha disfrutado de convivir con los niños. | Anahí Velásquez

HERMOSILLO, Sonora.- Tal es la vocación de Beatriz Adriana Rascón por la docencia que desde niña ya sabía a lo que se dedicaría: Maestra.

“Desde chiquita siempre tuve inquietud con los niños, siempre decía que quería ser maestra y hasta pedí un pizarrón”, recuerda, “los niños transmiten mucha alegría, energía, vitalidad y siento que soy una persona que me gusta convivir con los niños”.

Durante el festival de Primavera la docente y el pequeño Ariel, de 8 años, se dieron a conocer a través de un video en redes sociales, donde ella lo amarra a su cuerpo para que él pudiera bailar, pues la parálisis que padece no le permite hacerlo por sí solo.

En ese festival, una de las asistentes tomó video y lo subió a redes sociales, donde se hizo viral; desde entonces, la lista de solicitudes de amistad ha incrementado, al igual que los comentarios positivos hacia su persona.

“Muchos me mandan mensajes agradeciendo y diciéndome que qué bonita labor; la verdad lo hago de corazón, me siento muy orgullosa de lo que soy, de los niños y Ariel me transmite toda esa alegría y energía.

“Ariel es mi alumno y quería bailar, entonces en los ensayos le dije a su mamá que él quería bailar y me trajo unos elásticos, todas las mamás nos echaron porras y él estuvo muy contento”, relató.

El pequeño es un niño alegre que transmite energía y vitalidad a todos los que le rodean, y siempre ilumina su rostro con una sonrisa; una de las cosas que más le gusta es participar en actividades junto a sus compañeros, dijo su maestra.

“Dice que ya se hizo famoso”, enfatizó Beatriz, mientras el alumno de tercer grado en la Primaria Leo Sandoval Saucedo, de la colonia Villa Bonita, celebró el Día del Niño nuevamente con un baile.

“Siempre está contento, se divierte, siempre sonríe, se emociona y eso me lo transmite; somos iguales, porque su mamá dice que es bien fiestero y yo le digo que así es su maestra”, destacó entre risas.

INCLUSIÓN

En sus primeros 11 años como docente en el sistema de educación pública, Beatriz indicó que ha sido precursora de la inclusión, valor que transmite a sus alumnos, quienes a su vez lo practican brindando cariño a Ariel y cualquier otro niño.

“Es muy bonito, es un trabajo difícil porque es con niños, con papás y no todos somos perfectos”, añadió, “sí cometemos errores a veces, pero es muy importante esa alegría que transmiten los niños y ojalá que no se pierda”.

En esta nota

Comentarios