Estilos

Sonidos africanos se apoderan del Cervantino

Avatar del

Por El Universal

Sonidos africanos se apoderan del Cervantino

Sonidos africanos se apoderan del Cervantino

La noche del viernes, el espíritu de la República Democrática del Congo se apoderó de la explanada de la Alhóndiga de Granaditas y de todos los asistentes al concierto de Júpiter Okwess, que bailaban al ritmo de la fusión del blues, bossa nova, rumba y sonidos africanos, en el último fin de semana del Festival Internacional Cervantino.

Júpiter Okwess, esa banda que le abrió el concierto a Gorillaz el pasado miércoles en el Palacio de los Deportes, demostró en su única presentación en el Cervantino que el idioma no es una barrera para disfrutar la música, al conseguir que el público coreara sus canciones, sin importar el significado de las letras ni la pronunciación de las palabras, que en su mayoría eran combativas.

" México is love, Congo is love" cantaban en el coro de una de las canciones que transmitían alegría y ganas de celebrar la vida, así como lo hacían los integrantes de Júpiter Okwess en el escenario. En algunos pasillos y zonas libres de sillas, gradas o escaleras, pequeños grupos de jóvenes bailaban y brincaban bajo el cielo estrellado y la noche fría de Guanajuato.

Te puede interesar: A ritmo de rap 'El Quijote vs. Sancho' en el Cervantino

Esa energía y vibra de libertad fue contagiando cada vez más al resto del público, que corrió al frente del escenario para bailar al ritmo eufórico de la fusión proveniente de África y de los pasos de los congoleños. La gente ya no sentía el frío, todos bailaban en una comuna, sin importar las nacionalidades o que no se conocieran.

La música se fue contagiando a los que seguían sentados, ahora no solo eran jóvenes, también niños y adultos se unían a las distintas comunas que se formaron en toda la explanada de la Alhóndiga de Granaditas.

Las pocas palabras en español e inglés que pronunciaron los de Júpiter Okwess causaban furor en el público. Una de sus canciones estaba dedicada a las mujeres, así la presentó en inglés el vocalista, fue el momento en el que subieron a un grupo de jóvenes a bailar en el escenario. "Gracias a todos", dijo en español uno de los músicos del Congo y la noche de fusiones africanas llegó a su fin.

Te puede interesar: Orquesta China de Shanghái presente en el Cervantino

Esta banda también ha colaborado con Massive Attack, la conforman Jupiter Bokondji Ilola, en la voz y tambor tam-tam; Yende Balamba Bongongo, con el bajo y voz; Blaise Sewika Boyite, en la percusión y voz; en la guitarra Richard Kabamga Kasonga y Eric Malu-Malu- Muginda; y en la batería Montana Kinunu Ntunu.
En esta nota
  • Festival Internacional Cervant
  • República Democrática del Cong
  • Júpiter Okwess

Comentarios