No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Estilos

Cáncer de mama: La importancia de una alimentación saludable

Aunque esta enfermedad aparece por múltiples factores, hay algunos que sí se pueden modificar, como la alimentación y el ejercicio.

Avatar del

Por Sonora

Para una buena alimentación se debe incluir todos los días el consumo de frutas, verduras y fibra(Especial)

Para una buena alimentación se debe incluir todos los días el consumo de frutas, verduras y fibra | Especial

HERMOSILLO, Sonora.-El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres de todo el mundo. A nivel global se diagnostican 2.1 millones de mujeres cada año. En México, en el año 2018 representó el 26% de todos los cánceres diagnosticados en las mujeres.

El cáncer de mama es una enfermedad multifactorial, y los factores de riesgo que pueden propiciar su aparición se clasifican no modificables y modificables. El primer grupo incluye ser mujer, el envejecimiento y los antecedentes familiares.

Pero en los segundos es donde sí se puede actuar, refiere el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), ya que dependen del estilo de vida. Entre estos se encuentran:

  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Sedentarismo.
  • Uso de anticonceptivos.
  • Terapia hormonal después de la menopausia.
  • No haber amamantado.
  • Tener una alimentación no saludable.

Específicamente la alimentación, señala el CIAD, puede contribuir no sólo a mejorar la supervivencia, sino también en la prevención de la aparición de la enfermedad. Las investigaciones han encontrado que, si se llevan a cabo modificaciones saludables en el estilo de vida, se puede reducir el riesgo de un evento de cáncer de mama en las mujeres, además de que puede resultar en un mejor pronóstico del padecimiento.
 
Por ello, las organizaciones de cáncer a nivel mundial recomiendan lo siguiente:

  • Dos porciones diarias de frutas.
  • Cuatro porciones diarias de verduras.
  • 30 gramos de fibra al día.
  • Bajo consumo de grasa.

Estas recomendaciones se basan, principalmente, en el estudio de las sustancias contenidas en los alimentos de origen vegetal y su contribución en la prevención del cáncer, pues se ha observado que las personas que comen más frutas y verduras tienen menos probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Mantener una alimentación saludable contribuye también a mantener un peso corporal adecuado, lo que se ha encontrado como un factor protector para el desarrollo de cáncer de mama, aunado a la realización de actividad física de forma regular. 

Por ello, otra de las recomendaciones importantes es realizar, al menos, 30 minutos diarios de actividad física.

Por todo lo anterior, y dado que el cáncer de mama sigue siendo un importante desafío para la salud pública, es importante atender estas recomendaciones de estilo de vida saludable y realizarse los exámenes de diagnóstico de manera rutinaria, para prevenir tanto la aparición de la enfermedad como la detección tardía.

En esta nota

Comentarios