Espectáculos El colectivo 68-18 apela al arte para impedir que las nuevas generaciones olviden a los estudiantes caídos.

Hilan en rojo memoria y lucha

Avatar del

Por María José López

Hilan en rojo memoria y lucha

Hilan en rojo memoria y lucha

Para recordar los ideales de aquellos jóvenes que han muerto exigiendo mejores condiciones estudiantiles, la profesora de Diseño Gráfico de la Universidad de Sonora Liliam Urías realizó una instalación conmemorativa el pasado 2 de octubre.

Detrás de las manifestaciones gráficas está el Colectivo México 68-18, conformado por maestros, asociaciones, algunos sindicatos, y grupos de amigos; Liliam indicó que la idea surgió para conmemorar los 50 años de la matanza de Tlatelolco.

"A la par de rescatar esa memoria, esa conciencia del alumnado... porque la gran mayoría de ellos desconocen lo que sucedió en esa fecha. Es una manera de festejar los ideales de aquellos cuyas vidas fueron cobradas en la búsqueda de mejores condiciones", comentó.

Una treintena de mesabancos bañados de pintura roja fueron ensamblados para formar el número 68, en alusión a aquel fatídico año. La estructura, instalada en el Museo de la Unison, pesa unos 400 kilos.

"La escultura a la Unison le pareció magnífica idea; entonces se está viendo reubicarla en la Plaza del Estudiante", apuntó Liliam.

IR MÁS ALLÁ A TRAVÉS D EL ARTE

Liliam Urías, una maestra que ve más allá de lo ordinario, contó que todo el tiempo les recuerda a sus alumnos que es necesario seguir creciendo, voltear a ver qué están haciendo los grandes, para obtener buenas respuestas.

"El aula te da ciertos conocimientos, pero es limitado; la vida me ha llevado afortunadamente por buenos caminos, he estado siguiendo a gente que hace cosas grandiosas", relató.

Fue un grupo de maestros quien la invitó a participar en el colectivo, por lo que sin pensarlo se unió.

Más de 500 hilos tensados, de doce metros cada uno, fueron puestos en el Museo Regional de la Universidad de Sonora, de columna a columna... un proyecto que también fue su idea, donde hubo diferentes etapas que hizo junto con sus alumnos.

"Fue una obra que inició el domingo y se culminó el lunes por la tarde; fue un trabajo muy complejo: Desde el ensamble, acomodar andamios, mover todo... el proyecto se inició un mes atrás", compartió.
En esta nota
  • Movimiento Estudiantil de 1968
  • Unison

Comentarios