Deporte Local El boxeo mexicano evoluciona con boxeadores más técnicos, considera "Nacho" Beristáin.

Otro estilo

Avatar del

Por Saúl Gómez

Otro estilo

Otro estilo

El boxeador mexicano ha dejado atrás la escuela de ser sólo un "fajador" para adaptar un estilo en el que la técnica en el golpeo y la defensa son aspectos fundamentales dentro de este deporte, aseguró el legendario entrenador mexicano Ignacio Beristáin.

En entrevista con EL IMPARCIAL, el experimentado formador de campeones mundiales reconoció la labor de los nuevos entrenadores nacionales que se han encargado de implementar esa nueva forma de trabajo, y mencionó como ejemplo a Alfredo Caballero, esquina de boxeadores como Juan Francisco "Gallo" Estrada y Miguel "Alacrán" Berchelt.

"El boxeo mexicano ha dejado de ser ese boxeo hace mucho tiempo, hay entrenadores mexicanos, como el entrenador (Alfredo Caballero) que se ha distinguido por un boxeo técnicamente bien hecho, con hábitos técnicos casi perfecto como el ‘Gallo’ Estrada y el yucateco (Miguel Berchelt), y que han hecho un trabajo magnífico.

"Ese tipo de entrenadores están cambiando, están evolucionando la técnica del boxeo mexicano, ya no es el peleando que dicen que va tirando golpes para adelante, hay boxeadores con un boxeo bastante fino, los hábitos técnicos han cambiado totalmente".

Con sus más de 55 años de experiencia en el pugilismo, el integrante del Salón de la Fama del Boxeo Internacional se ha percatado de la clase de talentos que surgen en la entidad y posteriormente se convierten en realidad en el profesionalismo.

"El boxeo sonorense ha sido muy generoso siempre, desde que yo tengo razón de esto, el boxeo sonorense ha sido punta de lanza y fundamental en los caminos de los boxeadores a nivel amateur y profesional", declaró.

En su historia como entrenador, Beristáin está convencido que lo que caracteriza a los pugilistas mexicanos es el sobresalir en un escenario lleno de adversidades, que van desde lo social a lo económico, y en una constante lucha por subsistir y a su vez, alcanzar el éxito en el ring.

"Personalmente puedo decir que el hambre del peleador, es una opción que les permite llevar un billete a casa y mejorar su situación económica, es lo que les empuja. En el gimnasio que yo tengo en México, llegan peleadores de Iztapalapa, que es una zona muy peligrosa, los chicos llegan ahí de Tepito, y tenemos la oportunidad de retirarlos de esos males", detalló.
En esta nota
  • Ignacio Beristáin
  • Boxeo

Comentarios