Deporte Local

Norma Morales, una maratonista única en Sonora

Avatar del

Por Ricardo Arvizu

Norma Morales, una maratonista única en Sonora

Norma Morales, una maratonista única en Sonora

Una invitación de una amiga y muchas ganas de cumplir sus sueños fueron los ingredientes que se mezclaron para que Norma Morales Valenzuela esté convertida en una de las mejores maratonistas sonorenses de la historia.

Aunque corredora desde sus etapas de preparatoria, no fue hasta hace poco tiempo cuando decidió dar un paso más arriba en sus aspiraciones, y decidió entrar por la puerta grande al decidir que su primer maratón fuera el de Berlín.



“La verdad la idea loca de adelantarlo surgió de la nada, encontró a una amiga aquí en la Milla el año pasado, le pregunté cómo le había ido en su maratón y me dijo que lo haría hasta el 2017 y me invitó, y le dije que se esperara.

“Que no había corrido ni 20 kilómetros y me estaba invitando a un maratón al otro lado del mundo, y realmente ella fue la que me metió la inquietud de hacer un maratón y es por eso que el primero fue Berlín el año pasado, es mi compañera Érika Verdugo que también fue a Chicago”, mencionó.

No todo fue sencillo, ya que el tema mental también tuvo mucho que ver, y platicando con su entrenador Edson Valencia, llegó a la determinación que iría poco a poco aumentando su capacidad atlética y mental.



“Me acuerdo que lo platiqué con mi entrenador, Edson, y me dijo que me esperara, que me aventara un medio maratón antes del completo, pero ya tenía la idea y la motivación de que lo podía hacer y no me importa que nunca había corrido ni siquiera 20 kilómetros”, indicó.

Las condiciones climáticas en Hermosillo, además de algunas complicaciones en lo económico siempre fueron los principales obstáculos que encontró en su preparación, sin embargo, jamás tiró la toalla.

“Sí hubo momentos críticos en todo el proceso, por ejemplo, para Berlín me tocó entrenar en los meses más pesados de calor, tú sabes que aquí en Hermosillo julio y agosto son lo peor, hacer entrenamiento en esos climas era de ampollas, rosaduras, quemaduras, físicamente estaba cansada y exhausta.

“En el aspecto financiero también me vi en aprietos de cómo le voy a hacer, pero nunca pensé en tirar la toalla o en abandonarlo, yo pienso que es parte de la misma competencia, el orgullo de no saber cómo, pero lo tenía que hacer”, manifestó.



Tras todo lo que vivió en su entrenamiento, uno de los recuerdos más emocionantes que se llevará para el resto de sus días es precisamente en los momentos previos a su competencia en Berlín, en la que se dio cuenta de lo que estaba a punto de llevar a cabo.

“En ese momento me cae el 20 de donde estaba parada, que estaba en Berlín a punto de hacer mi primer maratón, mis primeros 42 kilómetros, tenía a un asiático que no entendía lo que me decía y ahí sí le pedí a Dios que me echara la mano y que todo saliera bien”, recordó la hermosillense.


Tras dos maratones más, otro “major” se atravesó en su camino, en esta ocasión en Chicago, Estados Unidos, donde se convirtió en la primera mujer sonorense en bajar de las 3 horas en esta
competencia.

“Traía planes, desde que corrí el maratón de Phoenix, de, en la medida de lo posible, tratar de ser la primera mujer sonorense en bajar de las 3 horas, me quedé a dos minutos y ahora para el de Chicago sí entrené con la mentalidad puesta en eso”, explicó.

Tras una competencia en la que sufrió uno de los peores cansancios de su vida, Norma se percató que, según sus cálculos, había logrado la meta que se puso en mente y que ya estaba en la historia del deporte sonorense, pero no quiso festejar hasta que se hiciera oficial.

“Cruzo la meta con las piernas desechas y el cuerpo cansado y ahí marcaba 3:00:13, pero yo sabía que tenía un pequeño colchón de segundos, porque no pisé el tapete en cuanto dieron el disparo de salida, y no me quería emocionar porque no daban el tiempo oficial.



“Y ya hasta como la media hora llega otro compañero y revisa en la aplicación y me dice que lo logré, que había hecho 2:59:45 y se me sale una lágrima y agradezco a todo, todo valió la pena y quedé super feliz”, rememoró.

Tras esto, está segura de que apenas es una parte de su historia en esto de los maratones, y que de ahora en adelante se preparará día con día para cumplir son su propia meta, el maratón de Nueva York, en noviembre de 2019.
En esta nota
  • Norma Morales
  • Maratonista

Comentarios