No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Ciudad Obregón

Productores del Sur salen bien librados pese a la pandemia

Reportan que lograron resultados de regulares a buenos en las cosechas de tomate y otras hortalizas

Avatar del

Por Mayra Echeverría

Durante los meses de confinamiento por la pandemia de Covid-19, la Asociación de Productores de Hortalizas del Yaqui y Mayo (Aphym) entregó más de 20 mil despensas a la población vulnerable del Sur de Sonora.(Especial)

Durante los meses de confinamiento por la pandemia de Covid-19, la Asociación de Productores de Hortalizas del Yaqui y Mayo (Aphym) entregó más de 20 mil despensas a la población vulnerable del Sur de Sonora. | Especial

CIUDAD OBREGÓN.- Aunque tuvieron que enfrentarse a retos derivados de la pandemia de Covid-19 y modificar sus planes habituales de trabajo, productores del Valle del Yaqui y Mayo salieron bien librados y pese a que sus cosechas tuvieron variaciones, los precios por oferta y demanda les favorecieron.


Manuel Cázarez Castro, presidente del Sistema Producto Tomate (SPT), manifestó que la contingencia sanitaria los “agarró” iniciando la cosecha, lo que provocó que los pedidos y órdenes de compra se detuvieran por un tiempo, pero que al tener más conocimiento de la situación se regularizaron.


Casi terminan la temporada, pero durante los últimos tres meses tuvieron muchas dudas por el movimiento que tomó la oferta y demanda del tomate; sin embargo, al final la emergencia por Covid-19 fue un aliado, indicó.


“El ambiente se puso raro, porque había días que se tenía mucha demanda de tomate, como que la gente compraba muchísimo y pasaban dos o tres semanas y dejaban de comprar y entonces el precio se iba para arriba y luego se normalizaba”, subrayó.


Temían que iba a ser una temporada donde perderían, manifestó, la adquisición de alimento fue alta y eso les da una temporada de regular a buena, hasta el momento. 


Comentó que esperaban producir alrededor de 350 mil toneladas como en 2019 y que hasta la fecha llevan un estimado de cerca de 280 mil, es decir, un 20% por debajo de la meta.


MÁS INGRESOS


Aunque este año tuvieron menos producción los ingresos fueron mucho mejores que en temporadas anteriores, mencionó.


“Teníamos miedo de que no pudiéramos cosechar ni posicionar el alimento, pero sucedió que sí se necesitó y muy bien el producto y fuera de todas las circunstancias, pues pudimos vender la producción y se exportó a veces con buen precio, otras bajo, pero el promedio de venta y producción fue aceptable”, resaltó.


El 2020 con todo y la contingencia sanitaria y de estar trabajando prácticamente “a ciegas”, sin proyecciones exactas de comercialización, reflejó mejores ventas en temas de precio.


“A pesar de todas las circunstancias adversas logramos salir adelante, teníamos como unos tres años que no nos iba bien y este fue la excepción”, subrayó.


En cuanto a la mano de obra, aseveró que aunque los jornaleros foráneos son los que normalmente sacan el trabajo, este año ante la falta de empleos y el cierre de negocios por Covid-19, muchos cajemenses optaron por trabajar de jornaleros.


“Siempre batallamos para conseguir mano de obra, pero este año se vino gente que normalmente trabajaba de taquero, meseros, gente de los hoteles, personas que se quedaron sin trabajo, vinieron a trabajar con nosotros”, dijo.


BUENAS CUENTAS
En cuanto a las 116 empresas que forman parte de la Asociación de Productores de Hortalizas del Yaqui y Mayo (Aphym), esta temporada aun cuando vino a modificar rutinas, no impactó de mala manera, ya que, en el caso de los protocolos de seguridad y prevención, ellos vienen aplicando unos muy similares desde hace más de 15 años.


Antonio Gándara González, presidente de la asociación, explicó que para colocar sus productos de igual manera que en otras temporadas, este año “cambiaron” los mercados, y que si antes se dividía entre el de restaurantes y hoteles, y supermercados, ahora casi toda se destinó solamente al de “retail”, es decir, cadenas comerciales alimentarias.


Los cultivos que se manejaron, añadió, son calabaza, chile jalapeño, pimiento morrón, chícharos, cebolla, rábano, tomate verde, papa, tomate, espárrago, pepino, zanahoria, lechuga y apio.


“Al final del día el balance fue positivo, aunque uno de los grandes mercados que teníamos desapareció casi por completo, el de hoteles y restaurantes, en un 90% dejó de consumir y comprar, y las estrategias de venta cambiaron, pero compensa el incremento en compras de supermercado y al final pagan mejor”, expresó.


Fue una temporada buena, pero compleja, añadió, porque no se podía saber un aproximado del movimiento que tendrían los productos, y se estaba distribuyendo a como se iba solicitando.


“El mercado cambió, de repente una demanda tremenda por el pánico de las personas y de repente espérate dos semanas y luego otra vez mándame más... las lecturas del mercado tradicionales cambiaron completamente”, detalló.


Para el próximo ciclo de cosechas, resaltó, esperan tener el mismo resultado, porque las personas están consumiendo más frutas y verduras para reforzar el sistema inmunológico.


“Nosotros como sector tenemos a favor la cadena de suministro alimenticio de Estados Unidos, donde cada vez están consumiendo más productos saludables y orgánicos, y es nuestro principal mercado; nosotros somos el segundo sector que genera divisas”, indicó.

Apoyaron a los más necesitados


Durante los meses de confinamiento por la pandemia de Covid-19, la Asociación de Productores de Hortalizas del Yaqui y Mayo (Aphym) entregó más de 20 mil despensas a la población vulnerable del Sur de Sonora.


Antonio Gándara González, dirigente de la Aphym, señaló que ejidos, rancherías, comunidades indígenas, pueblos y áreas identificadas como vulnerables dentro de las ciudades fueron cubiertas con este apoyo. 


“Sin más interés que el de apoyar a las personas más vulnerables, los productores contribuyeron llevando a los centros de acopio parte de lo que produjeron en la temporada para hacer frente a la contingencia”, aseveró. 


Apuntó que por alrededor de tres meses diariamente distribuyeron 400 despensas de 10 kilos, que contenían calabaza, apio, tomate, espárrago, papa, chile y cebolla, entre otros productos frescos y de primera calidad. 
 



 

En esta nota

Comentarios