Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Sonora / Caborca

Comparte su amor por la lectura el maestro Guillermo en Caborca

Disfruta contar cuentos, leer para niños y adultos mayores, también bailar, cantar y declamar.

Comparte su amor por la lectura el maestro Guillermo  / Foto: MARCO A. MANRÍQUEZ

CABORCA.- Narrar y contar cuentos, leer libros con un toque especial, mano y divertido, para niños, ya sea en escuelas o festivales culturales, hasta cantar canciones infantiles tradicionales, bailar y declamar poesía, entre otras presentaciones, es una característica que distingue al profesor Guillermo Sandoval Lizárraga.

Él es uno de los personajes más queridos de Caborca y poblaciones aledañas, no hay quien no lo conozca en esta región por su gran espíritu de servicio ya que asiste a cualquier parte donde es invitado a participar, nunca está cansado a pesar de estar próximo a cumplir 71 años, el próximo mes.

Comentó que se jubiló como docente del sistema de educación primaria, desde el año 2009 y no puede estarse quieto para seguir con su vocación de servicio, aunque desde otra trinchera, en aras de influir positivamente en los estudiantes y padres de familia, basado en el amor la lectura, principalmente.

Se jubiló como docente del sistema de educación primaria, desde el año 2009 y no puede estarse quieto para seguir con su vocación de servicio

Experiencias placenteras, anécdotas, satisfacciones y reconocimientos por su trabajo, incluso de otras ciudades sonorenses, no le han faltado y las lleva bien atesoradas a lo largo de su trayectoria como docente (38 años) y ahora desde otra trinchera (15 años más, sin devengar sueldo), confió.

Además de las múltiples actividades que realiza durante la semana, se da tiempo para visitar, por lo menos una vez a la semana, al asilo de ancianos para ofrecerles lectura a sus adultos mayores, como él dice, desde hace 25 años, y ser miembro del Club Rotario donde también participa en actividades culturales.

Al preguntársele sobre su incansable labor, y que extrañaba más después de haberse jubilado; el maestro Guillermo contestó que “sí resentí mucho dejar las aulas y estaba triste porque la esencia del maestro está en el salón de clases. Pero en cualquier otra dirección o puesto hay que hacer mucho por la educación”.

CÓMO INICIÓ

Recordó que sus inicios en la docencia se remontan al año de 1972, en el Rodolfo Campodónico donde impartió clases como maestro comunal, por espacio de 3 años, sin recibir sueldo, solamente la comida que le proveían los pobladores de ese ejido.

Posteriormente, en 1975 recibió una oportunidad en Guanajuato y después de varios años regresó como normalista a su “patria chica” pero ya con remuneración, en la escuela José Vasconcelos (1984), de la colonia Aviación, en Caborca, relató.

Actualmente, ahondó, después de jubilarse, continúa trabajando, también, como mediador de Salas de Lectura, que es un programa a nivel nacional, de la Secretaría de Cultura, donde es voluntario fomentando la lectura en parques públicos o casas de personas interesadas en esta actividad, entre otras.

Experiencias placenteras, anécdotas, satisfacciones y reconocimientos por su trabajo no le han faltado / Foto: MARCO A. MANRÍQUEZ

Últimamente fui contratado por la mina para implementar el programa Picando Letras donde visito todas las escuelas de la costa de Caborca y de los jardines de niños, primarias, secundarias y eventos para padres de familia.

Todas las actividades me retroalimentan con solamente ver las risas inocentes y sin malicia, con sus ojitos vivaces y preguntones, de los niños cuando les estoy leyendo o contando cuentos. Hay muchas historias hermosas y bonitas en mi trayectoria”, apuntó.

Sandoval Lizárraga agregó que la recompensa más grande de todo lo que hace es ver ahora a personas adultas, incluso hasta con hijos y nietos, los cuales son profesionistas y hombres de bien, que le gritan y saludan en la calle.

Siento algo muy, pero muy bonito saber que de alguna forma u otra me recuerdan con cariño, aunque es imposible acordarse de todos. Uno lo percibe cuando te abrazan y saludan. Doy gracias a Dios por todo esto, ya que aporté mi granito de arena para su formación, Amo la docencia”, concluyó emocionado.

El maestro Guillermo Sandoval Lizárraga, por su aporte a la sociedad caborquense es un personaje muy querido por su comunidad

FRASE CON QUE SE IDENTIFICA

Algo le debemos a todos los que fueron nuestros profesores. Yo lo digo siempre sin ambages. Algo hay en mí de todos mis maestros. Ahora que ya no los tengo, y que tanta falta me hacen, me gustaría haberlos escuchado un poco más y haberlos criticado menos”: Alfredo Fuentes Aguirre “Catón”

PARA SABER

El profesor Guillermo Sandoval Lizárraga también tiene en su haber la licenciatura, en la especialidad de Español, en la Escuela Normal Superior.

En esta nota