Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Sonora / Plantas

Comparte el poder curativo de su jardín

No sólo se ven bonitas en su casa, sino que Brígida ha descubierto los beneficios sanadores de las plantas que cuida con mucho amor

Hermosillo, Sonora.- Desde hace más de 40 años, Brígida Fernández Rueda se ha dedicado al cuidado de las plantas, una afición heredada por su mamá, lo que le ha permitido tener un abundante y floreciente jardín en el patio frontal de su casa en la colonia La Cholla.

La mujer de 65 años de edad comentó que desde que ella y sus hermanas eran niñas, su madre les enseñó el cuidado de las plantas y la importancia que tienen en el medio ambiente y, desde entonces, se enamoró de la naturaleza.

“Yo me acuerdo que mi mamá nos enseñó muchas cosas, una de ellas fue lo de las matas, cómo cuidarlas y todo para que no se nos murieran y de ahí empecé a tener; primero cuidábamos las de mi mamá y ya que me casé, puse las mías”, dijo.

Las plantas medicinales son las favoritas de Brígida, según mencionó, ya que brindan un “beneficio extra”. Muchas personas, que saben de su experiencia con las plantas, hasta le piden que les venda alguna, como la hoja santa, romero, té de limón, ruda y hierba del manso.

Pues mucha gente viene y me compra porque son muy buenas para las enfermedades. La hoja santa sirve mucho para la tos y para las flemas. Cuando le anda doliendo la garganta a uno, se pone a hervir una hojita. La hierba del manso, esa también es muy buena para las heridas.

“Muchas plantas medicinales tengo, también viene mucha gente a comprarme romero, porque también es medicinal, para las comidas. A mí me encanta todo esto y me sirve para distraerme”, expresó.

Entre las múltiples especies de plantas con las que cuenta Brígida en su jardín, el cual abarca muy poco espacio, se encuentra el mango, rosal, oreja de burro, colombina, corona de Cristo, cruz de Cristo, enredadera, pata de elefante, albahaca, hierbabuena, palma, sábila, pingüica, suculenta y amor de un rato, entre otras.

EN TIERRA SANA

Brígida Fernández resaltó que para prolongar la vida de las plantas, lo primero que hay que tener presente es que desde que se siembran, hay que procurar que sea enuna tierra sana, supervisarque tengan la suficiente aguay controlar la luz del Sol y lasombra, pues cada especie esdistinta y tienen diferentesnecesidades.

Mi mamá, que en paz descanse, siempre nos enseñóque hay que cuidar que la tierra esté buena, fértil, porqueno toda la tierra es buena para poner plantas, y una vezque la hayamos puesto, cuidar que no se nos muera.

“Es importante regalarlas bien. Mucha gente dice que una vez al día se riegan, otrosque en la noche, otros en lamañana, pero a mí me ha funcionado regarlas de mañanay de noche, porque aquí hace mucho calor… y mira cómoestán de verdes. Cada quientiene su forma, pero yo lo hago como mi mamá”, aclaró.

Otra de las recomendaciones de Brígida es mantener limpios los surcos y macetas, que estén libres de basura, y así evitar que se propaguen las plagas, además de echarles abono natural, como cascarón de huevo o cáscara defrutas, ya que les proporciona vitaminas.

En esta nota