Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Sonora / FAOT

Un faro para la cultura, la economía y la sociedad

Su aportación cultural, social y económica al municipio de Álamos genera una triada de beneficios que impacta no sólo a la localidad, sino a toda la región Noroeste de México.

Su aportación cultural, social y económica al municipio de Álamos genera una triada de beneficios que impacta no sólo a la localidad, sino a toda la región Noroeste de México.

El Festival Alfonso Ortiz Tirado (FAOT) nació como un homenaje al tenor sonorense, que buscaba exaltar su nombre y a partir de ahí impulsar a talentos locales de la mano de grandes exponentes del canto, la música y el arte.

Realizado desde hace 39 ediciones en el corazón de Álamos, el pueblo mágico más representativo de Sonora, este evento cultural trascendió las fronteras del tiempo y la geografía para situarse como un proyecto de importancia económica y social.

Con un programa que ha crecido y mejorado conforme pasan las ediciones, el FAOT evolucionó para convertirse en un faro que con su luz impacta y guía en el crecimiento y desarrollo de toda la región y más allá.

Impulso turístico y comercial

El FAOT ha resultado en un verdadero festín para los apasionados del arte y la cultura, la música clásica y la ópera, pero no sólo para ellos, también se erige como un importante motor económico para la zona y en general para el estado.

Cada año miles de visitantes convergen en Álamos, como ejemplo, en la última edición del Festival el Gobierno de Sonora calculó la asistencia de 71 mil 170 personas en los distintos eventos, mismos que dejaron una ganancia aproximada a los 500 millones de pesos.

Esta inyección económica es significativa para hoteles, restaurantes, comercios locales y servicios turísticos que experimentan un auge durante la celebración del evento.

Pero también otros sectores se dinamizan, como aquellos de traslado de personas, los aeropuertos de la región, organizadores de eventos, entre otros.

La demanda de alojamiento sobrepasa incluso la capacidad de cuartos en los 21 hoteles que la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV) contabiliza en Álamos, con lo que se contribuye a la creación de empleos y al fortalecimiento de las empresas locales.

Patrimonio cultural en escena

Además de destacar por su excelencia musical, el FAOT es un crisol de expresiones culturales y artísticas.

Con un nutrido programa, la edición 39 que corresponde a este año 2024, es un epicentro del arte, la cultura, el canto, el diálogo, la reflexión, los conciertos, presentaciones de libros, exposiciones de artes visuales, proyecciones cinematográficas, talleres, exposiciones de arte de grupos originarios, entre otros.

Para el presente festival, se tienen programadas 150 actividades con 800 artistas locales, nacionales e internacionales, informó el Instituto Sonorense de Cultura (ISC).

En el FAOT celebra también un vínculo histórico donde se pone el patrimonio cultural en la escena y en la vista del mundo, lo que, aunado al espacio brindado a las distintas expresiones artísticas, enriquece la experiencia de los asistentes.

Este evento, de acuerdo con el ISC, sirve como una plataforma para preservar la rica herencia cultural de Sonora, por lo que se le ha considerado como un guardián de la identidad regional que busca trascender en las nuevas generaciones.

Inclusión y cohesión

Si bien el FAOT es un reconocido escaparate para artistas de nivel internacional y una fiesta de la música y el canto, así como de otras expresiones artísticas, a lo largo de su historia ha fungido también como un catalizador de la cohesión social.

Por ejemplo, el festival permite que jóvenes talentos locales alternen con figuras de talla mundial, lo que potencia la actividad formativa. Además, bajo el deseo de construir una mejor sociedad a través del arte, es también una plataforma para el aprendizaje a través de la impartición de cursos y talleres a niños y jóvenes.

Mediante estas prácticas con los distintos programas educativos que acercan la música y la cultura a todos los estratos sociales, impulsados por el ISC, se promueve la inclusión y la accesibilidad a la cultura.

Tejiendo el tapiz social, los habitantes locales también participan de manera activa en la organización y el desarrollo del evento en su conjunto, con lo que se fomenta un sentido de pertenencia y orgullo comunitario.

TABLA

El Festival Alfonso Ortiz Tirado no solo ha logrado consolidarse como un evento anual de renombre, sino que también ha asegurado su desarrollo sostenible en el largo plazo que impacta con beneficios en distintas áreas:

Económica

71 mil 170 asistentes en la última edición.

49 mil 890 millones de pesos de derrama económica en 2023.

100% de ocupación hotelera en Álamos.

Social

Actividades formativas para jóvenes talentos del canto y la música.

Talleres artísticos y cursos a niños y jóvenes.

Involucramiento comunitario en la organización y desarrollo del evento.

Fuente

OCV Álamos/ISC/Gobierno de Sonora.

En esta nota