Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Sonora / Hospital General del Estado

Atienden en el Hospital General de Sonora a 2 migrantes africanos por semana: Director

Los principales diagnósticos por los que acuden estos grupos son deshidratación, traumatismos por golpes o accidentes, e inclusive algunos que han sido apuñalados, indican.

HERMOSILLO, Sonora.- El nuevo Hospital General del Estado recibe un promedio de dos migrantes por semana, procedentes sobre todo del continente africano, siendo la comunicación con estas personas y las posibles enfermedades infectocontagiosas los principales retos que enfrenta el personal al atenderlos, informó Jorge Rubén Bejar Cornejo, director general del HGE.

Sí los atendemos, son una población vulnerable y son un reto porque para empezar no hablan español, no hablan inglés, no hablan francés, no hablan los idiomas más comunes, y pueden tener enfermedades que no son comunes para nosotros, sobre todo los africanos.

“Yo creo que cuando menos atendemos dos por semana, que yo tengo conocimiento y que me involucró directamente”, mencionó.

Los principales diagnósticos por los que acuden estos grupos son deshidratación, traumatismos por golpes o accidentes, e inclusive algunos que han sido apuñalados.

Aun así, siempre sospechan de enfermedades infecciosas no comunes en la entidad, para tener un mayor control epidemiológico, y poder controlar un brote si es que se presentara.

“El diagnóstico de entrada más común es deshidratación por golpe de calor, o traumatismo por riñas o accidentes, vemos apuñalados, golpeados, es lo más común.

(Enfermedades) Detectadas no, pero siempre la sospechamos, enfermedades que no vemos aquí como paludismo en variantes extranjeras, dengue en variantes extranjeras y enfermedades hemorrágicas también”, afirmó el médico.

HARÁN OPERATIVOS

Para atender algunas necesidades de la población migrante, la Coordinación Estatal de Protección Civil realizará en esta semana operativos diarios en tres puntos específicos de Hermosillo, señaló Armando Castañeda.

En esta nota