Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Nogales / Historias de vida

Brígida se casó hace 48 años el Día del Amor en Nogales

Asegura que es muy feliz y que cada año, su esposo Ezequiel le regala un arreglo de rosas rojas.

NOGALES, Sonora.- Mientras abrazaba y olía la fragancia de un arreglo de rosas rojas, el cual acababa de recoger, Brígida Meza Álvarez confió que, desde hace 48 años, en que se casó con su esposo Ezequiel Guzmán Valdez, un día de San Valentín, vive muy feliz y cada año recibe, sin falta, un ramo similar.

Al ser entrevistada en pleno Centro de la ciudad, por fuera de una florería, manifestó que, gracias a Dios, sus 4 hijos, 16 nietos y 7 bisnietos gozan de excelente salud y cada 14 de febrero se reúnen por la tarde-noche para festejar con una cena, ya que lo convirtieron en una tradición por ser cuando ella y su esposo se casaron.

¿Cómo vive este día de San Valentín?, se le preguntó.

Pues yo lo vivo muy feliz porque fue el día que me casé, hace 48 años. Ha sido una bendición de Dios porque todavía me tiene aquí, junto a mi viejito. Gracias a Dios me tocó un buen esposo y muy obligado. Humildemente, pero tenemos todo”, contestó.

Brígida agregó que ella es oriunda de Sinaloa y su esposo de Chihuahua, pero se conocieron en Nogales, donde decidieron casarse ante el Registro Civil, en el año de 1976 y desde entonces viven en la colonia Chula Vista.

“Aunque tengo muchas anécdotas y vivencias románticas con mi esposo, el regalo más grande que nos ha dado Dios son nuestros hijos, nietos y bisnietos”, concluyó con contagiosa energía al tiempo que se retiraba felizmente con su ramo de rosas rojas entre sus brazos.

LAS VENTAS

Desde temprana hora de ayer se notó mucha actividad comercial en el Centro de Nogales y sus alrededores, donde gran cantidad de personas caminaban por las banquetas o circulaban en sus vehículos para adquirir flores, ramos y monos de peluche, entre otros regalos alusivos al Día del Amor y la Amistad.

A unos cuantos metros de la entrada a la garita peatonal Dennis DeConcini, Alicia Trujillo, quien cada 14 de febrero (desde hace 25 años) instala un puesto con varios arreglos florales, dijo que este año estaba un poco menos “movido” porque el festejo de San Valentín cayó a mitad de semana.

Pero, aun así, le estaba yendo bien porque sus principales clientes son personas que salen del vecino País a comprarle o que simplemente van de paso y desde el carro le compran, sin bajarse, porque no hay donde estacionarse.

En esta nota