Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Nogales / Nogales

Nogales: Tiene “Doña Güera” 27 años de vender periódico en la garita Mariposa

Rosa Alicia, confió, que es difícil encontrar trabajo para personas de la tercera edad y EL IMPARCIAL le da esa oportunidad para llevar el sustento a su casa.

Rosa Alicia Gómez, mejor conocida como “Doña Güera”, es muy popular en la garita Mariposa, en Nogales.

NOGALES, Sonora.- Fue a principios del año 1997 cuando Rosa Alicia Gómez, mejor conocida como “Doña Güera”, comenzó a vender el periódico EL IMPARCIAL.

Desde que llegó de su natal Guadalajara, ese mismo año, relató, siempre ha estado haciéndolo en la garita Mariposa sin importar el clima. Sólo en muy raras ocasiones, y por causa de fuerza mayor, ha faltado.

Siento mucho orgullo de trabajar para EL IMPARCIAL porque es noticia seria y así les grito a los automovilistas que están haciendo ‘cola’ para entrar ‘al otro lado’. Ya muchos me conocen y me lo compran todos los días, incluso los fiscales que trabajan cerca, son mis clientes.

“Seriedad en la noticia, les digo y la gente me grita ‘Doña Güera’ échame EL IMPARCIAL. Pues aquí lo tienes, les digo y nomás se ríen. Hay veces me dan propina, más cuando el periódico trae recetario, suplementos o calendarios, esas cosas”, expresó con una energía muy característica y contagiosa para sus más de 70 años de edad.

muy temprano y desde hace 27 años, vocea El Imparcial en la garita de Mariposa, “a pulmón abierto”

CON CALOR, LLUEVA, TRUENE O CAIGA NIEVE

A estas alturas, confió, es difícil encontrar trabajo para personas de la tercera edad y EL IMPARCIAL le da esa oportunidad para llevar el sustento a su casa, no nomás a ella sino a otros adultos mayores.

Aquí siempre me verás, así llueva, truene, caiga nieve, haga calor, frío o aire. Todos los días vendo 50 periódicos. No me queda ninguno. A más tardar a la una de la tarde ya viene el de circulación y me recoge para llevarme a mi casa”, comentó al exponer que aparte se le acomoda para vender una que otra ‘chuchería’ para que le rinda el día.

Resaltó que le da mucho gusto que ahora, doctores, maestros, licenciados, ingenieros o arquitectos, a los cuales sus papás llevaban todos los días a las escuelas de Nogales, Arizona, cuando eran pequeños, se acuerden de ella.

“Esos que se acuerdan de mí, inclusive yo les regalaba una paletita de dulce, todavía lo sigo haciendo y aunque estén grandes y hasta con familia, ellos me lo agradecen mucho. Es bonito este trabajo, conoces mucha gente y te lo agradece también”, reveló emocionada “Doña Güera”.

En esta nota