Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Nogales / Nogales

Inundan lluvias obra de conducción pluvial en la avenida Tecnológico

El tramo Tecnológico final (parte baja), frente al estadio de béisbol, resultó más afectado que el de la parte alta, donde el embovedado lleva un considerable avance.

NOGALES.- Aunque las lluvias de los últimos días no causaron estragos de gran magnitud en la obra de embovedamiento para conducción pluvial en dos tramos de la avenida Tecnológico, sí provocaron algunos daños considerables y retrasos en las mismas, coincidieron los supervisores de ambas construcciones de la Sidur estatal.

Jaime Soto Ceballos, supervisor del tramo que se encuentra frente al estadio de béisbol (Tecnológico parte baja), manifestó que la lluvia impide los trabajos en el exterior, en primer lugar. Y, en segundo lugar, indicó que, debido a las condiciones de trabajo y al tipo de obra que están realizando sobre el arroyo, las afectaciones son definitivamente considerables, ya que prácticamente están inundados.

Comentó que las condiciones climáticas mejorarán, según los pronósticos, a partir de hoy, y aprovecharán para bombear o reconducir toda el agua anegada en las áreas de trabajo. Así se podrá continuar con la obra y mitigar las afectaciones, realizando al mismo tiempo acciones preventivas de desazolve en instalaciones sanitarias que se interconectan o convergen para que no broten en las alcantarillas colapsadas por el exceso pluvial.

“También nos afecta la presión que tenemos para avanzar en la obra, en el sentido de que la gente piensa que no estamos haciendo nada y nos critican a través de varios medios de comunicación. Pero la verdad es que andamos entre 80 y 90 personas trabajando, desde ingenieros hasta operadores de maquinaria, topógrafos y chalanes, nomás en este tramo. Pero las condiciones climáticas adversas nos han impactado”, señaló.

Refirió que la mayoría de la gente solamente mira una parte, lo que está nomás a la vista, y no ven el resto del trabajo que están haciendo hacia la parte de arriba.

En el segundo tramo de la obra (parte alta), cuyo embovedamiento lleva significativo avance no hubo daños de consideración, solamente de ralentización, expuso el supervisor de esta construcción

MENOS DAÑOS EN EMBOVEDADO

Así también, Fidel Alejandro Valdez, supervisor del segundo tramo de la obra, localizado entre las calles Natación y Terrenate, el cual ya lleva un importante avance del embovedado, expresó que en este casi no hubo afectaciones porque el agua se pudo canalizar para que fluyera por el interior del mismo conducto y continuara por el arroyo.

“Obviamente, la afectación se centra, básicamente, en la ralentización del tiempo de ejecución de los trabajos. Estamos en un punto de la obra en el que la lluvia ya no nos afecta de tal manera como antes, que no podíamos darle flujo al canal abierto del arroyo”, externó.

De ahí en fuera, las expectativas de la obra son excelentes, toda vez que se lleva buen rendimiento, con muy buena calidad, nomás que hay que estar más al cuidado con estos tiempos de lluvias en los que se está monitoreando constantemente las predicciones climáticas, manifestó.

Tal vez te interese: Provocan las lluvias desprendimientos pétreos de cerros en Periférico Oriente, en Nogales

En esta nota