Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Hermosillo / Desaparecidos en Sonora

Hermosillo: Soñaba niña María con trabajar, su vida fue truncada por alguien que aún buscan las autoridades

María de Jesús quería sacar adelante a su familia, especialmente a su abuelita.

La niña es recordada por los docentes como una alumna responsable y por su familia

HERMOSILLO, Sonora.- María de Jesús, de sólo 12 años de edad, quien el año pasado había perdido a su mamá por rickettsia, soñaba con tener una tortillería para sacar adelante a su familia, pero su vida fue truncada por alguien que todavía buscan las autoridades.

La adolescente fue encontrada sin vida el pasado lunes a un costado de la carretera que lleva a la minera Nyco, al Norte de Hermosillo.

Marta Patricia Molina Castillo, abuela de la pequeña, comentó que su nieta era muy alegre y le gustaba pasar el mayor tiempo posible en su casa ubicada en la colonia Ladrilleras, al Norte del bulevar Progreso.

Ella era muy buena hija, ella alzaba aquí, ella se levantaba y alzaba, lavaba trastes todo muy bien ella, era muy buena niña”, recordó.

“Iba a la escuela y como iba en la tarde, la mayor parte (de la mañana) la pasaba adentro alzando, lavando los uniformes y haciendo tareas en la noche que venía y así, pero a la calle no, a la tienda, de la tienda a la casa, y de la escuela para acá”, contó.

Ese día que desapareció la niña, recordó que ella fue al domicilio de una de sus hijas que está en una esquina del mismo sector y momentos después María de Jesús fue a buscarla, pero nunca llegó.

Me fui de aquí yo para allá a la esquina y ella fue a buscarme, a eso de las 8 y media, o 9 (del pasado domingo en la noche) fue a buscarme y ya no llegó ella para allá, porque estábamos nosotros adentro y no alcanzó a llegar”, relató.

Cuando se dieron cuenta que María Jesús desapareció, contó, vecinos y familiares realizaron una búsqueda durante toda la noche y revisaron cámaras de seguridad de comercios.

En una de las videocámaras de vigilancia observaron que llega a una de las esquinas de la calle donde vive, pero ellas no la vieron ingresar al domicilio.

En esta nota