No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Salud

Cuida tu zona íntima de infecciones

Avatar del

Por El Imparcial

Cuida tu zona íntima de infecciones

Cuida tu zona íntima de infecciones

El embarazo es un período en el que se produce una verdadera revolución en el cuerpo de la mujer. Uno de los más notables afecta al aparato reproductor y, también, a la salud vaginal.

Los cambios hormonales afectan al flujo que tiene la importante misión de limpiar la vagina de secreciones y restos celulares, además de mantener el nivel adecuado de humedad.

Pero, además, condiciona la flora vagina, conocida como microbiota. Es un conjunto de bacterias beneficiosas que habitan en esta zona del cuerpo y evitan que proliferen en ella o la colonicen organismos patógenos susceptibles de producir infecciones y problemas vaginales.

Actúa como barrera de defensa gracias a la acción de unas bacterias denominadas lactobacilos que, manteniendo un pH vaginal ácido, impiden el crecimiento de otros gérmenes.

Salud Vaginal

En la vagina viven numerosos microrganismos (bacterias y hongos) que forman la flora vaginal normal o microbiota.

Mantener una flora vaginal en equilibrio y un PH adecuado acorde con la edad y estado de la mujer son factores clave para mantener una buena salud vaginal.

Entre ellos destacan unas bacterias que forman la flora láctica (representan el 90% de las colonias y son fundamentalmente lactobacilos).

Mantienen un pH vaginal entre 4 y 5, debido a la producción de ácido láctico como consecuencia de la fermentación de carbohidratos. Este hecho constituye una protección natural de la vagina frente a la colonización de otros microorganismos patógenos.

Cuando se rompe el equilibrio, bien por la reducción de Lactobacilos o por el sobrecrecimiento de otras especies, pueden aparecer las infecciones vaginales (vaginitis o vaginosis).

Diferentes factores pueden favorecer las alteraciones de la flora vaginal y por ello la aparición de infecciones:

• Toma de determinados medicamentos (antibióticos, antifúngicos, anticonceptivos.
• La falta de estrógenos y otros cambios hormonales (pubertad, embarazo, posparto y menopausia)
• Bajada de defensas.
• Las infecciones por hongos.
• La práctica del coito.
• Uso de determinados productos de higiene irritantes.
• Uso de ropa íntima sintética.
• Los molestos síntomas que ponen de manifiesto la aparición de la infección son: sequedad, prurito, mal olor, secreciones, etc.

¿Por qué durante el embarazo aumenta el riesgo de infecciones vaginales?

Durante el embarazo, debido a la acción hormonal, aumenta la producción de flujo (lo que se denomina leucorrea) y éste es más ácido de lo normal.

Estas alteraciones favorecen las infecciones vaginales, siendo las más frecuentes las producidas por hongos (candidiasis). Cuyo riesgo de aparición es 10 veces superior en una mujer embarazada, indica Informe21.

Aunque este organismo vive comúnmente en la vagina, el sistema inmune consigue que su crecimiento no se salga fuera de control.

Los probióticos

Los probióticos se presentan como una nueva opción a tener en cuenta en caso de infecciones vaginales. Son utilizados por el 25% de los ginecólogos en caso de pacientes con más de 4 episodios de infecciones vaginales al año.

Teniendo en cuenta que el 75% de las mujeres experimenta por lo menos una infección a lo largo de su vida y que más del 50% repiten el episodio entre 2 y 4 veces en un año, los probióticos tienen mucho interés como complemento al tratamiento antiinfeccioso elegido.

Hay una evidencia científica importante sobre todo para disminución el número de recidivas.

Salud vaginal en verano

El verano es una época especialmente propicia para padecer estas infecciones en la vagina, por las variaciones en la temperatura y humedad, debido al uso de bañadores.

Además los cambios de alimentación y costumbres relativos a viajes y otras actividades (como por ejemplo, la práctica sexual) provocan una vulnerabilidad mayor en la flora vaginal.

La cual queda a expensas de ataques nocivos por parte de diferentes gérmenes.

Comentarios