Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mexicali / Noticias

Estuvo en coma tres meses y ahora Rosa Alicia busca ayuda para mejorar su salud

Expuesta al calor y los rayos del sol mexicalense, Rosa Alicia vende algunas prendas de ropa en el tianguis que se pone cada lunes en la avenida Río Champotón.

A punto de cumplir 60 años de edad, Rosa Alicia lleva un año viviendo en un cuarto prestado, sin refrigeración, por su vecina y amiga Margarita Solares y su familia, con quien comenzó a vivir hace aproximadamente un año, tras la muerte de su marido.

Aunque aseguró que tiene familiares en Tijuana y Sinaloa, la mujer afirmó que no ha recibido apoyo de ellos, incluso señaló que ni siquiera les ha buscado pues nunca ha recibido apoyo de su familia, entre ellos su madre, de quien recuerda la dejó con su abuela cuando era una niña.

Rosa Alicia también tiene dos hijos, uno en Sinaloa y uno en Mexicali quien consume drogas, los cuales tampoco le dan apoyo económico.

Luego de la muerte de su marido a causa de la diabetes, la vida de Rosa Alicia se ha “venido abajo” pues afirma que durante las primeras semanas sufrió una gran depresión, la cual incluso impidió que saliera de su casa, la cual dejó poco después para irse a vivir con una de sus vecinas.

Poco antes de la muerte de su esposo, Rosa Alicia estuvo en un coma de 3 meses ocasionado por, según comenta, la alta presión que padece.

“Siempre he vendido, y haz de cuenta que me senté y como que me pusieron una bombita en la cabeza, pum pum pum hasta que dije ya no puedo más, y ya no supe de mi”, recordó.

Como resultado del tiempo que estuvo en estado de coma, Rosa Alicia ha desarrollado algunos problemas del lenguaje, pues incluso durante las primeras semanas no podía comunicarse con el habla.

“No hablaba bien, no se me entendía y pues todo el tiempo he sufrido de la presión” afirmó.

Si bien todavía tiene secuelas del suceso, Rosa Alicia gana un poco de dinero vendiendo ropa y objetos donados en los tianguis de su colonia, aunque señaló que le gustaría trabajar en algún otro empleo.

Aunque señaló que es capaz de hacer trabajos de limpieza y cocina, admitió que no tiene los recursos para trasladarse lejos de la zona donde vive, además, reconoció que no tiene la educación básica, pues no sabe leer ni escribir, aunque no supo decir hasta que grado alcanzó a cursar.

“La verdad no fui a la escuela, copiar si se, pero no se lo que contiene” explicó “ahí con la Maggi me pongo y copeo todo lo de la Biblia, pero no se… se me olvidó todo ese tape de estudio”

La principal preocupación para Rosa Alicia es el tema de su alta presión así como otras enfermedades, pues aunque cuenta con seguro popular admitió que la mayor parte del tiempo debe comprar las medicinas necesarias para su tratamiento, aunque muchas veces no tiene dinero para ello.

Asimismo admitió que ha pensado en tomar terapia de lenguaje con la intención de mejorar su habla, aunque tampoco cuenta con el recurso.

“A mi me gustaría tratarme bien” afirmó “quiero valerme por mi misma”

La señora Rosa Alicia vive en la avenida Río Suchiate #3464 del fraccionamiento Haro Barnet, aunque en época de calor debido a su falta de refrigeración suele quedarse con algunas de sus conocidas. Su número es el 686 349 21 92.

En esta nota