No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Talibanes toman Afganistán: Qué es la Sharia, la ley que podría ser impuesta

Su objetivo es ayudar a los musulmanes a comprender cómo deben llevar todos los aspectos de sus vidas de acuerdo con los deseos de Dios.

Avatar del

Por Redacción/GH y Xinhua

Su objetivo es ayudar a los musulmanes a comprender cómo deben llevar todos los aspectos de sus vidas de acuerdo con los deseos de Dios.(EFE)

Su objetivo es ayudar a los musulmanes a comprender cómo deben llevar todos los aspectos de sus vidas de acuerdo con los deseos de Dios. | EFE

KABUL.-El Talibán dijo que ha tomado el control del palacio presidencial en la capital afgana de Kabul, informaron medios de comunicación.

El presidente afgano, Mohammad Ashraf Ghani, abandonó el país horas antes, indicó Abdullah Abdullah, jefe del Consejo de Reconciliación Nacional de Afganistán, en un video en su página de Facebook.

El Talibán ordenó el mismo día a sus miembros que ingresaran a la capital afgana.

Talibán declaró que pronto declararán el establecimiento del Emirato Islámico de Afganistán, de acuerdo con reportes periodísticos.

Muchos afganos temen que los talibanes recuperen las extremas prácticas del pasado en su imposición de la sharia, la ley religiosa islámica.

¿Qués es la sharia?

La ley Sharia es el sistema legal del Islam. Se deriva tanto del Corán, el texto central del Islam, como de las fatwas, los fallos de los eruditos islámicos.

Sharia significa literalmente "el camino claro y bien transitado hacia el agua".

La ley Sharia actúa como un código de vida que todos los musulmanes deben cumplir, incluidas las oraciones, el ayuno y las donaciones a los pobres, detalla la BBC.

Su objetivo es ayudar a los musulmanes a comprender cómo deben llevar todos los aspectos de sus vidas de acuerdo con los deseos de Dios.

Los islamistas expertos indican que la 'sharia' difiere en cada país.

En Irán, por ejemplo, rige una interpretación por la que se condena a muerte a los asesinos, violadores, narcotraficantes y a aquellos que atenten contra la ley de Alá y la República Islámica

Estos castigos raramente se llevan a cabo, ya que muchas ofensas deben quedar probadas por confesión o atestiguadas por varios hombres musulmanes adultos.

La legislación en Arabia Saudí también va por esos derroteros; mientras que en otros países como Marruecos o Egipto no es tan estricta, señala el medio El Mundo.

La Sharia en diferentes países

Afganistán:

Los talibanes aplicaron una brutal interpretación de la sharía durante su etapa en el poder (1996-2001).

Prohibían a las mujeres salir de sus hogares sin un escolta masculino y sin llevar burka, y el "hudud (límites del comportamiento aceptable)" estaba generalizado.

El Talibán prohíbe la televisión, la música y el cine, y no dejó que las niñas de 10 años o más fueran a la escuela.

Arabia Saudita:

La homosexualidad no solo es ilegal, sino también castigable con la ejecución, aunque la pena real suele quedar limitada a una paliza o la cárcel.

Indonesia:

Las golpizas públicas son comunes para ofensas como las apuestas, el consumo del alcohol, el adulterio y la homosexualidad, y cuentan con un amplio apoyo entre la población.

Sudán:

Activistas denuncian que cientos de mujeres son apaleadas cada año por "comportamiento inmoral" en base al código penal.

Catar: 

Las golpizas a quienes consumen alcohol y para las relaciones sexuales ilícitas son comunes.

El adulterio está penado con 100 latigazos, pero puede ser castigado con pena de muerte si están involucrados una mujer musulmana y un hombre no musulmán.

En su sentido etimológico en árabe, sharia significa “vía amplia”, “apertura” o “camino”.

Tal y como pone de relieve el profesor Wael Hallaq, de la Universidad de Columbia, “la Sharia era un modo de vida y una visión del mundo, a la vez que un conjunto de creencias”.

La operación de elaborar la Sharia como ley divina nos remite a la labor de interpretación denominada ijtihâd. Esto es, la reflexión llevada a cabo por jurisperitos musulmanes con miras a “traducir” los versículos coránicos en normas jurídicas.

Un siglo después de la revelación del Corán, se fundaron en los países islámicos numerosas escuelas jurídicas que evaluaron la ley divina de diferentes maneras.

Fueran cuales fuesen las distintas interpretaciones y divergencias entre los diversos juristas y filósofos, todas ellas coincidían en reconocer que los textos sacros del islam eran tan sólo fuentes de la ley, y no el contenido de ésta.

También pusieron de relieve que la ley divina no revestía una forma totalmente acabada en los textos revelados. En otras palabras, no había un código jurídico denominado sharia, ni en los hadices del Profeta ni en el Corán.

En época mucho más reciente, el teólogo egipcio Alí Abderrazik (1888-1966) hizo hincapié en que la sharía es una indicación espiritual carente de sentido legislativo y que, por lo tanto, corresponde a los hombres decidir cómo se ha de organizar su sociedad, basándose en otros fundamentos.

El vocablo sharia se utiliza recurrentemente en el discurso actual como vector de una serie de significados fantasmales: regímenes de terror, castigos corporales, repudios de mujeres, reivindicaciones extremistas de grupos terroristas, normas jurídicas arcaicas de los primeros tiempos del islam, conjunto de sanciones incompatibles con los derechos humanos, etc.

Sin embargo, es fundamental comprender que la constitución de la Sharia, cuando ésta se postula como instancia trascendente y ahistórica, es utilizada sobre todo por los regímenes políticos más autoritarios para cimentar la permanencia de su poder en una ley inmune a cualquier evolución, según un escrito para Unesco de  Ali Benmakhlouf, profesor de filosofía en la Universidad de París Este–Créteil.

En esta nota

Comentarios