Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Rusia

Redadas en bares gays de Moscú después de la prohibición del "Movimiento LGBT+"

La policía de Moscú llevó a cabo redadas en bares, saunas y otros establecimientos gay la noche del viernes, apenas un día después de que el máximo tribunal ruso aprobase la prohibición del “movimiento internacional LGBT+”

RUSIA.- La policía de Moscú llevó a cabo redadas en bares, saunas y otros establecimientos gay la noche del viernes, apenas un día después de que el máximo tribunal ruso aprobase la prohibición del "movimiento internacional LGBT+". Según informes, las redadas estuvieron acompañadas de una demostración de fuerza policial, donde se fotografió a los presentes y se les exigió mostrar su identificación. A pesar de que las autoridades alegaron que las redadas eran parte de una operación de "control de drogas", defensores de derechos humanos creen que son el inicio de una persecución contra la comunidad LGBT+.

La nueva prohibición permite etiquetar a las personas LGBT+ como "agentes extranjeros" o "extremistas", con penas de prisión significativas. La comunidad LGBT+ rusa está profundamente preocupada, y varios establecimientos han cerrado preventivamente, incluida la popular Estación Central de San Petersburgo. Además, hay informes de personas LGBT+ evitando conscientemente eventos comunitarios por temor a posibles consecuencias.

Las redadas en Moscú del viernes por la noche fueron realizadas bajo el pretexto de un "control rutinario de posesión de drogas", según los informes de los medios rusos. Sin embargo, existen informaciones contradictorias sobre los establecimientos allanados, con algunos dueños de clubes gay negando que se haya producido un allanamiento real.

El fallo judicial, que prohíbe la propaganda y la publicidad LGBT, así como cualquier actividad destinada a "generar interés y animar a integrar las filas" del movimiento, ha aumentado el temor en la comunidad LGBT+ rusa. Activistas y defensores de derechos humanos advierten que la prohibición podría conducir a arrestos masivos y una mayor represión.

La portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, ha instado a las autoridades rusas a derogar inmediatamente estas leyes que vulneran los derechos de las personas LGBT+. Shamdasani expresó su preocupación por la criminalización del activismo y señaló que la nueva ley afecta derechos fundamentales, como el acceso a la atención médica y al empleo.

En respuesta a la creciente represión, la comunidad queer rusa se enfrenta a la perspectiva de regresar a la clandestinidad. Aunque la homosexualidad no es ilegal en Rusia, las leyes actuales obligan a las personas a evitar reuniones y encuentros, incluso simples reuniones queer. La situación ha llevado a algunos a considerar la posibilidad de abandonar el país en busca de seguridad y libertad. La comunidad LGBTQ+ rusa se enfrenta a un panorama sombrío mientras lidia con una nueva ola de medidas restrictivas y una creciente atmósfera de miedo en el país.

En esta nota