No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Qué es la Cumbre de Nairobi, compromiso a evitar abortos inseguros; México participó

No fue una cumbre oficial de la ONU ni tampoco una reunión "pro aborto", pero en ella se marcó que todos los países del mundo se comprometían a evitar los abortos inseguros.

Avatar del

Por El Imparcial y EFE

Qué es la Cumbre de Nairobi, compromiso a evitar abortos inseguros; México participó(El Universal)

Qué es la Cumbre de Nairobi, compromiso a evitar abortos inseguros; México participó | El Universal

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la conferencia de prensa de la Secretaría de Salud, la maestra Gabriela Rodríguez trató sobre el embarazo y los derechos a interrumpirlo.

Las niñas tienen derecho a acceder interrumpir un embarazo forzado al ser víctimas de delitos sexuales”.

Agregó que para su atención solo bastará el testimonio, en tanto, el personal de Salud no está obligado a verificar que el embarazo sea producto de violación.

De esta manera se espera que las adolescentes o menores puedan identificar cuando abusan de ellas y que en caso de resultar embarazadas por un abuso, no sean obligadas a dar a luz.

También recordó que México participó en la Cumbre de Nairobi, donde se habló por vez primera de los derechos reproductivos y se marcó que todos los países del mundo se comprometían a evitar los abortos inseguros.

¿En qué consiste la Cumbre de Nairobi?

La Conferencia Internacional de Población y Desarrollo (CIPD25) de Nairobi se centró en el aborto, después de tres días de casi un centenar y medio de debates sobre derechos sexuales y reproductivos y violencias machistas.

"Es muy difícil entender cómo alguien puede estar en contra del derecho de cada persona a decidir sobre su cuerpo", clamó la parlamentaria danesa Karen Ellman durante la ceremonia de clausura del evento, entre vítores y aplausos de los miles de asistentes, .

Organizada por Dinamarca, Kenia y el Fondo de Población de la ONU (UNFPA), la CIPD25 ha tenido lugar desde el martes en Nairobi con las participación de más de 9.500 personas de más de 160 países.

A pesar de que no fue una reunión intergubernamental y no se esperaba ningún acuerdo vinculante, de la conferencia ha salido la "Declaración de Nairobi", que básicamente reafirmó el programa de acción tomado hace 25 años en la histórica CIPD de El Cairo, y se compromete a "intensificar los esfuerzos para la financiación e implementación efectiva, acelerada y plena" del mismo.

Una declaración que diez países, liderados por Estados Unidos y que incluyen a Brasil, Senegal, Egipto o Polonia, han rechazado al pedir que no se tenga en cuenta en el futuro.

Abortos inseguros

"No hay un derecho internacional al aborto. De hecho, las leyes internacionales dicen de forma clara que todo el mundo tiene derecho a la vida", aseguró hoy a la prensa la jefa de la delegación de Estados Unidos, Valerie Huber, al leer un comunicado conjunto firmado por los diez países.

Consideran que, a pesar de que creen válido la CIPD de El Cairo, ahora se está usando los términos de "derechos sexuales y reproductivos" o la "educación sexual comprensiva" de forma "agresiva para promover ciertas prácticas como el aborto".

"Creo que la declaración ha sido un malentendido", justificó el delegado danés para la Conferencia, Ib Petersen, en una rueda de prensa en la que insistió en que esta no es una cumbre oficial de la ONU ni tampoco una reunión "pro aborto".

Aunque no estuvo presente en las reuniones de alto nivel de la conferencia, donde participaron figuras como la expresidenta chilena y alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, o la reina Mary de Dinamarca, en otras sesiones "se ha sacado de una esquina el elefante del aborto y se ha puesto en el centro", como manifestaba la activista keniana Naisola Likimani, durante el acto de clausura.

"No vamos a conseguir la meta de cero muertes maternas si no nos ocupamos de las necesidades de los abortos inseguros", dijo Likimani, activista del movimiento "She decides" ("Ella decide").

Se calcula que 25 millones de abortos inseguros se practican en todo el mundo de forma clandestina.

Algo más de un centenar de personas, agrupadas por la organización ultraconservadora y de extrema derecha CitizenGo, celebraron una cumbre paralela "pro vida", y amenazaron con manifestarse hoy en frente del Centro de Conferencias Internacional Kenyatta, que ha acogido la cumbre, protesta que finalmente ha sido sustituida por un acto de rezo en una iglesia cercana.

"Los derechos sexuales y reproductivos son básicamente aborto", consideró la portavoz de los manifestantes pro vida, Ann Kioko, quien cree que la conferencia refleja "el mundo de la ONU del aborto".

Sin embargo, durante la CIPD25 decenas de representantes de "grupos de fe" de todas las religiones - cristianos, hinduístas, musulmanes - han subrayado la importancia de los derechos sexuales y reproductivos y han dado la cara por la salud y la vida de las mujeres.

"Los derechos sexuales y reproductivos son una victoria para todos", alegó la arzobispo de Uppsala (Suecia), Antje Jackelén, primera mujer en ese cargo, que consideró que "hay que involucrar a las comunidades de fe porque la mayoría de la población es religiosa".

La duda ahora es qué habrá sobre la mesa en 25 años, si se tendrá que seguir debatiendo sobre los mismos asuntos o buscando formas de acabar contra la violencia y los abusos a mujeres.

Antes, a apenas diez años de distancia, muchos de los temas que se han tratado estos tres días tienen un examen crucial en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la agenda de desarrollo de la ONU.
 

En esta nota

Comentarios