No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

La crisis por la pandemia del Covid-19 ha hecho que zoológicos, refugios silvestres y activistas urbanos encuentren modos de proteger animales en riesgo o abandonados durante una cuarentena.

Avatar del

Por EFE

1/6
Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

Proteger animales ante pandemia: reto asumido por ciudadanos

LA PAZ, Bolivia.- La crisis por la pandemia del COVID-19 en Bolivia ha hecho que zoológicos, refugios silvestres y activistas urbanos encuentren modos de proteger animales en riesgo o abandonados durante una cuarentena en la que hay elementos a favor y en contra de la protección de especies. 

Refugios en los que los voluntarios extranjeros han dejado de llegar, visitas suspendidas en los zoológicos y ciudades por las que deambulan canes hambrientos, son distintas caras desafiantes de una realidad que para muchos es necesario atender. 

CRISIS EN RESERVAS NATURALES 

Hace casi un mes, la Comunidad Inti Wara Yassi, que tiene a cargo tres refugios de animales silvestres y en peligro de extinción, ha entrado "en crisis" por la falta de alimentos y medicinas, explicó a Efe su directora de Comunicación, Andrea Benavente. 

La encargada de difusiones de Inti Wara Yassi señaló que "la organización ha decidido cerrar las puertas a nuevos voluntarios" hace varias semanas, como parte de las restricciones que rigen en el país como la suspensión de vuelos y el cierre de fronteras, en prevención al contagio por coronavirus. 

La llegada de voluntarios es una de las principales formas de financiación de los albergues que esta fundación tiene en zonas tropicales de las regiones bolivianas de La Paz, Cochabamba y Beni, gracias a un porcentaje de dinero que ellos aportan cuando deciden colaborar en tareas de conservación animal. 

La dotación de comida para felinos como jaguares, pumas o gatos andinos ha representado un problema por la distancia de esas reservas, algo que ha empujado a la organización a gestionar ayudas privadas y también del Gobierno interino del país. 

No es menos el gasto que representa sustentar semanalmente la alimentación de parabas y distintas especies de monos, entre alrededor de unos quinientos animales rescatados. 

ZOOLÓGICOS SIN VISITANTES 

El Zoológico Municipal de Santa Cruz, en la ciudad del mismo nombre y principal foco de la pandemia en el país, ha dejado de recibir entre 6.000 a 8.000 visitantes semanales, aseguró a Efe su director, Marcelo Ruiz. 

Bajo la administración del municipio, el zoológico cruceño no ha tenido "ningún percance" como algunos de los albergues privados, que sufren principalmente por la dotación de alimentos para la fauna, afirmó Ruiz. 

Con turnos continuos, el personal del zoo atiende a diario a los más de 2.000 animales o "huéspedes" que acoge, de unas 252 especies, propias de la fauna suramericana como jaguares, armadillos, tapires, carpinchos, serpientes y peces. 

Si algo de bueno tiene la cuarentena en el zoológico de Santa Cruz, es que los animales están "más relajados" sin la habitual e inquietante presencia humana. 

COMPROMETIDO CON CANES CALLEJEROS 

En La Paz, Fernando "Ferchi" Kushner durante esta cuarentena no ha dejado de alimentar a cientos de perros callejeros, como lo hace a diario desde hace cinco años. 

"Tengo que ver la forma de cómo no incumplo con ellos, ellos no tienen la culpa de todo lo que está pasando", dijo este apasionado defensor de los animales en medio de algunas dificultades que ha tenido. 

Habitualmente conseguía alimento que los restaurantes le reservaban, y como estos negocios han cerrado hace ya varias semanas, ha tenido que ajustar su presupuesto para comprar croquetas, algo que ha multiplicado "diez veces más" el gasto que tenía. 

Kushner sale a alimentar a sus cientos de cachorros callejeros cada atardecer de lunes a viernes, ya que los sábados y domingos rige la prohibición de circulación absoluta. 

Este amante de los canes dice que es más fácil encontrarlos con las calles vacías, que algunos incluso "han cambiado de barrio" pero "están bien", aunque también muchos canes están desconcertados porque se dan cuenta que la ausencia de personas en las calles no es la habitual. 

Sin embargo, ha valorado que mucha gente haya puesto en las puertas de sus casas recipientes con agua y platos con algo de comida canina, algo que rogaba a Dios que pase hace años, y que muestra que Bolivia ya es "un país animalista". 

En esta nota

Comentarios