Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Fukushima

¿Por qué Japón ha comenzado a bombear agua desde Fukushima al Pacífico? ¿Deberíamos preocuparnos?

En el pasado, se han explorado los efectos en la salud de la exposición al tritio.

CIUDAD DE MÉXICO.-La decisión de Japón de liberar agua de la planta nuclear de Fukushima ha sido recibida con horror por la industria pesquera local, así como por China y varios estados insulares del Pacífico.

China, que junto con Hong Kong importa más de 1.100 millones de dólares estadounidenses (866 millones de libras esterlinas) en mariscos de Japón cada año, ha impuesto una prohibición a todas las importaciones de mariscos de Japón, citando preocupaciones de salud.

Tokio ha pedido que se levante la prohibición de inmediato. El primer ministro japonés, Fumio Kishida, dijo a los periodistas el jueves: "Alentamos enérgicamente la discusión entre expertos basada en fundamentos científicos". Japón ha criticado previamente a China por difundir "afirmaciones científicamente infundadas".

Japón sigue firme en su afirmación de que el agua es segura. El proceso de descarga, que llevará 30 años, fue aprobado por la Agencia Internacional de Energía Atómica, la organización intergubernamental que desarrolla normas de seguridad para la gestión de desechos radiactivos. Y las muestras de agua de mar tomadas después de la liberación del agua mostraron niveles de radiactividad más de siete veces más bajos que el límite de agua potable establecido por la Organización Mundial de la Salud.

Un manifestante sostiene una imagen del primer ministro de Japón, Fumio Kishida, durante una protesta tras el anuncio de Japón de verter al mar agua radiactiva tratada procedente de la central nuclear de Fukushima, en Hong Kong, China. 24 de agosto de 2023. REUTERS/Tyrone Siu

Dado que la máxima autoridad mundial en desechos radiactivos respalda el plan de Japón, ¿deberíamos también desechar las preocupaciones planteadas por las naciones del Pacífico y los pescadores locales como simplemente un miedo irracional a los materiales radiactivos?

Agua contaminada

En 2011, un terremoto de magnitud 9,0 en la costa noreste de la isla principal de Japón, Honshu, desencadenó un tsunami que devastó muchas áreas costeras del país. Las olas del tsunami dejaron sin electricidad de respaldo a la planta nuclear de Fukushima y causaron fusiones en tres de sus reactores. El evento es considerado uno de los peores accidentes nucleares de la historia.

Desde el accidente, se ha utilizado agua para enfriar los reactores dañados. Sin embargo, como el núcleo del reactor contiene numerosos elementos radiactivos, incluyendo rutenio, uranio, plutonio, estroncio, cesio y tritio, el agua de enfriamiento se ha contaminado.

El agua contaminada se almacena en más de 1.000 tanques de acero en la planta de energía. Se ha tratado para eliminar la mayoría de los contaminantes radiactivos, pero quedan trazas del isótopo radiactivo tritio.

Eliminar el tritio del agua es un desafío. El tritio es una forma radiactiva de hidrógeno que forma moléculas de agua con propiedades similares al agua normal.

Se descompone con el tiempo para formar helio (que es menos dañino). Pero el tritio tiene una vida media de poco más de 12 años.

Esto es relativamente rápido en comparación con otros contaminantes radiactivos. Pero aún llevará alrededor de 100 años que la radiactividad del tritio en los tanques en Fukushima disminuya por debajo del 1%.

Para almacenar de manera segura el agua que continuará contaminada durante ese tiempo (alrededor de 100 toneladas de agua al día), los operadores de la planta deberán construir 2.700 tanques de almacenamiento adicionales. Esto puede ser poco práctico, ya que el espacio de almacenamiento en Fukushima se está agotando rápidamente.

¿Deberíamos estar preocupados?

En el pasado, se han explorado los efectos en la salud de la exposición al tritio. Sin embargo, gran parte de esta investigación se ha centrado en organismos como el pez cebra y los mejillones marinos. Investigaciones realizadas en Francia, por ejemplo, encontraron que el tritio, en forma de agua titulada, causó daño al ADN, alteró el tejido muscular y cambió los patrones de movimiento en las larvas de peces cebra.

Curiosamente, los peces cebra fueron expuestos a concentraciones de tritio similares a las estimadas en los tanques de almacenamiento en Fukushima. Pero el tritio en Fukushima estará significativamente diluido antes de su liberación, alcanzando niveles casi un millón de veces más bajos que los que causaron problemas de salud en las larvas de peces cebra.

Los organismos marinos en la zona de descarga experimentarán una exposición constante a esta baja concentración durante los próximos 30 años. No podemos descartar definitivamente posibles repercusiones en la vida marina. Y, lo que es importante, los hallazgos de estos estudios no se pueden aplicar universalmente a todos los animales.

Vale la pena señalar, sin embargo, que los organismos pueden eliminar la mitad del tritio de sus cuerpos a través de procesos biológicos en menos de dos semanas (conocido como la vida media biológica).

Pero eso no es todo

En teoría, también es posible que los posibles problemas de salud relacionados con el tritio puedan empeorar debido a la presencia de otros contaminantes químicos. En China, los investigadores descubrieron que exponer larvas de peces cebra tanto a tritio como a genisteína, un compuesto de origen natural producido por algunas plantas que se encuentra comúnmente en el agua, llevó a una reducción en las tasas de supervivencia y eclosión.

La cantidad de tritio utilizada en este estudio fue más de 3.000 veces menor que la utilizada en el estudio francés. Pero todavía superó los niveles que se están liberando en el océano Pacífico desde Fukushima en casi 250 veces.

Un manifestante sostiene una pancarta en la que se lee "No al mar con agua contaminada con radiación" durante una concentración contra el plan de Japón de verter al océano agua radiactiva tratada procedente de la central nuclear de Fukushima Daiichi, destruida por el tsunami, frente a la sede de la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO), operadora de la central nuclear, en Tokio, Japón. 24 de agosto de 2023. REUTERS/Kim Kyung-hoon

Sin embargo, es posible que otros contaminantes químicos presentes en el océano cerca de Japón o dentro de los tanques de almacenamiento puedan interactuar con el tritio de manera similar, lo que podría contrarrestar los beneficios de la dilución.

Dado que carecemos de un conocimiento preciso sobre los contaminantes químicos exactos presentes en los tanques de almacenamiento de agua de Fukushima y sus posibles efectos combinados con el tritio, podría ser imprudente desestimar casualmente las preocupaciones muy reales planteadas por las naciones del Pacífico y los pescadores.

Artículo original publicado en The Conversation

En esta nota