No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Pedófilo encarcelado que abusó de 22 niños pide castración química para recuperar su libertad

El ex trabajador de una guardería, Aaron Collis, dijo que el tratamiento cuesta 20 mil euros y dura de entre tres y cinco años

Avatar del

Por El Imparcial

Aaron burlaba las reglas y utilizaba el celular para enviar mensajes de WhastApp, lo que generó temor de que más niños pudieran estar en riesgo(Captura de pantalla)

Aaron burlaba las reglas y utilizaba el celular para enviar mensajes de WhastApp, lo que generó temor de que más niños pudieran estar en riesgo | Captura de pantalla

REINO UNIDO.- Un pedófilo que purga su condena en prisión, cuyas víctimas incluye un niño de 18 meses de edad, suplicó la castración química para poder recurar su libertad.

El ex trabajador de una guardería, Aaron Collis, dijo que el tratamiento cuesta 20 mil euros y dura de entre tres y cinco años, lo que representa la única forma de obtener su libertad.

Según una publicación de 2017 de The Sunday Mirror, Aaron de entonces 31 años de edad, burlaba las reglas y utilizaba el celular para enviar mensajes de WhastApp, lo que generó temor de que más niños pudieran estar en riesgo.

Collis recibió una sentencia indeterminada en 2009, tras admitir agresiones indecentes y tomar fotografías de niños, según la publicación Daily Mirror. Abusó de 22 niños.

Mientras el hombre estaba en un hospital, dijo a un reportero encubierto que “obviamente” podía conseguir pornografía en Internet.

En una audiencia de libertad condicional en septiembre, Collis fue rechazado para su liberación y se le negó el traslado a una prisión abierta, según el texto del medio británico.

En documentos judiciales solicitó una revisión y declaró: “La junta… debería haber aplazado la consideración del caso (de Collis) de mediamentos para controlar la excitación sexual”.

Autoridades dijeron que no había evidencia sobre qué tan bien funcionó la droga como para reducir la excitación sexual.

Según la publicación de Daily Mirror, se considera que alrededor de 120 agresores sexuales se someten voluntariamente a castración química.

Durante el 2009, la corte de la corona de Cambridge escuchó que Collis utilizaba dulces para incitar a un niño a participar en actividades sexuales y grabó los ataques en video.

En ese momento el juez Gareth Hawkesworth señaló que: “Estos fueron ataques perversos y repulsivos que cualquier miembro de la sociedad de mentalidad correcta apenas puede comprender”.

Collis volvió a los tribunales en 2012 después de admitir más delitos. El hombre trabajó en dos guarderías, aunque ahí no abusó de niños.

En esta nota

Comentarios