No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Para ayudarse en pandemia, Argentina reactiva obra pública

Los trabajos en rutas e instalaciones hídricas, entre otros, se realizarán en "condiciones de aislamiento", dijo el ministro de Obras Públicas.

Avatar del

Por AP

Un trabajador desinfecta el exterior del Congreso durante una cuarentena obligada por el gobierno para evitar la propagación del nuevo coronavirus en Buenos Aires, Argentina, el miércoles 8 de abril de 2020.(AP)

Un trabajador desinfecta el exterior del Congreso durante una cuarentena obligada por el gobierno para evitar la propagación del nuevo coronavirus en Buenos Aires, Argentina, el miércoles 8 de abril de 2020. | AP

BUENOS AIRES.- El impacto del nuevo coronavirus se vuelve cada vez más palpable en las economías de América Latina. Por ello, pese al aislamiento obligatorio que se extenderá desde la próxima semana y con el fin de no mantener su actividad paralizada en un contexto de por sí recesivo, el gobierno de Argentina informó el viernes que reactivará su obra pública en varios municipios.

Los trabajos en rutas e instalaciones hídricas, entre otros, se realizarán en "condiciones de aislamiento", dijo el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. "Se hace un control al ingreso y egreso de cada trabajador para cumplir con las normas sanitarias", agregó.

Katopodis admitió que este proceso que se pondrá en marcha desde el lunes "no será sencillo", pero permitirá en las próximas semanas "ir moviendo la economía y generar empleo".

El plan también incluye pequeñas obras de infraestructura que se desarrollarán en más de 400 municipios que se sumarán a las que se vienen realizando en materia de hospitales. Al respecto, el funcionario indicó que se están construyendo 12 clínicas en todo el país y que brindarán mil camas, 350 de las cuales serán de terapia intensiva.

Sobre esas últimas obras, el ministro explicó que se "trabaja contrarreloj mañana, tarde y noche" con varias decenas de trabajadores que se quedan a vivir en hoteles cercanos al lugar en obra y bajo un protocolo de aislamiento.

La conveniencia de prorrogar la cuarentena que rige desde el 20 de marzo ha estado en debate por parte de economistas, médicos, y gobernadores de las distintas provincias argentinas en los últimos días por el temor de que un paro económico demasiado prolongado hunda profundamente la ya golpeada economía, en recesión desde hace más de dos años. En 2019 la actividad económica cayó 2.1 % y la pobreza alcanzó al 35.5% de la población.

Entre las medidas paliativas que se han puesto en marcha está el reparto de alimentos en las barriadas humildes donde la parálisis económica genera mayor desesperación.

Argentina registra infectados mil 813 y 81 fallecidos.

El presidente Alberto Fernández se reunirá en las próximas horas con un grupo de médicos que lo asesora sobre el COVID-19 para definir la extensión del aislamiento obligatorio, que estaba previsto que finalizara el domingo.

En tanto, la Cancillería informó que desde el 16 de marzo regresaron por avión y vía terrestre más de 154 mil argentinos y residentes en el país y aún quedan alrededor de 10 mil personas varadas en el exterior. La entrada de viajeros se efectúa cumpliendo un estricto cupo diario.

Además los controles para hacer cumplir la cuarentena se reforzaron en las rutas y accesos a Buenos Aires, la ciudad que más infectados registra. Las mayores medidas de control obedecen a la necesidad de asegurar el aislamiento durante la Semana Santa.

En Chile, con seis mil 501 contagiados y 65 fallecidos, miles de personas se aglomeraron en caletas pesqueras y comercios de pescados y mariscos con ocasión de Semana Santa, sin respetar las medidas de distanciamiento entre las personas, por lo que se esperan nuevos brotes del virus.

Centenares de personas se juntaron en los negocios de productos del mar, y aunque usaban máscaras, estaban a menos de un metro unas de otras. El infectólogo Miguel O Ryan dijo que "no hay ninguna duda que van a surgir casos nuevos en las próximas semanas".

La preocupación por los contagios, que en las últimas horas sumaron 529 personas, se extiende además a las sobrepobladas cárceles. Sólo una de ellas concentra cerca de medio centenar de presos y guardias de prisiones infectados.

Una ley recién aprobada para sustituir la condena de cárcel por arresto domiciliario de unos mil 300 reos comunes está paralizada por senadores oficialistas que buscan declararla inconstitucional porque no incluye a criminales de lesa humanidad. Los alegatos sobre el tema se iniciarán recién el lunes.

Desde Ecuador, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, dijo que hay 297 fallecidos a causa del COVID-19 y 311 personas que probablemente murieron por la misma causa, aunque no se les tomó pruebas a tiempo, además de siete mil 161 contagiados.

La provincia de Guayas sigue siendo el epicentro de la pandemia en el país con cinco mil 281 casos.

Cuba, por su parte, espera que el pico de enfermos llegue en la primera quincena de mayo y podría rondar entre mil y los cinco mil casos positivos.

Un estudio realizado por la Universidad de La Habana dio cuenta de tres modelos posibles en los cuales oscilará el comportamiento de los contagios de COVID-19. Uno favorable con una curva ascendente suave, un segundo medio con unos dos mil infectados y el crítico.

Raúl Guinovart, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, dijo el jueves por la noche que el trabajo de los especialistas permite establecer el comportamiento de la enfermedad para que las autoridades tomen medidas y puedan parar los contagios o disponer de los recursos en los momentos graves.

Cuba reportó 549 infectados y 15 fallecidos. Además, hay más de mil 200 sospechosos aislados.

La víspera se anunció que a partir del sábado se paralizará el transporte público estatal y privado y se cerrarán tiendas que no sean de abasto alimentario.

No hay cuarentena nacional obligatoria en la isla, pero algunas localidades en las que se detectaron muchos casos o transmisión autóctona fueron restringidos, se prohibió la llegada de viajeros extranjeros. Los vuelos que no sean humanitarios y las clases están suspendidas.

En Latinoamérica y el Caribe hay más de 49 mil 700 contagiados y han muerto más de mil 900 personas por el coronavirus.

La pandemia ha infectado a más de 1,6 millón de personas y causado la muerte a más de 98 mil 400 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.
 

En esta nota

Comentarios