No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Niño estuvo a punto de morir luego de que le cayera agua hirviendo

Ahora tras de meses de tratamiento e injertos de piel, Dougie está mucho mejor. Su madre dice que ha vuelto a ser él mismo. 

Avatar del

Por El Imparcial

Ahora tras de meses de tratamiento e injertos de piel, Dougie está mucho mejor. Su madre dice que ha vuelto a ser él mismo. (Pixabay)

Ahora tras de meses de tratamiento e injertos de piel, Dougie está mucho mejor. Su madre dice que ha vuelto a ser él mismo.  | Pixabay

LONDRES.-Un niño pequeño se está recuperando después de casi morir a principios de este año luego de que le cayó agua hirviendo de un vaporizador de verduras sobre su cabeza.

El accidente dejó al bebé con graves quemaduras en la cara, el cuello, el pecho, las manos, las muñecas y los pies. 

Según los informes, el niño de 1 año había estado jugando con una cuchara cuando quedó atrapada en el cable eléctrico del aparato lo jaló y le cayeron dos galones de agua hirviendo sobre su cabeza.

Dougie Dodd, el niño, sufrió severas quemaduras dijo la madre Nadia Hulse, quien en ese momento cocinaba y hablaba por teléfono con su mamá.

La joven de 25 años, de Cannock, Staffordshire, se lanzó hacia su hijo, pero fue demasiado tarde para salvarlo cuando la máquina de tres niveles se volcó y derramó su contenido.

Estuvo en el hospital durante dos meses, luchando por su vida y contra las infecciones de las quemaduras de tercer grado que cubrían la mitad de su cuerpo.

La madre le dijo al diario Mirror: "Desnudé a Dougie y lo conduje escaleras arriba a un baño frío, pero estaba gritando histéricamente y tratando de salir de la bañera y venirse hacia mí".

'NO PODÍA DEJAR DE LLORAR'

Su abuela, que vio cómo sucedía todo en FaceTime, llamó a una ambulancia y Dougie fue trasladado de urgencia al Birmingham Children's Hospital.

Nadia señaló: "No podía dejar de llorar. Fue terrible".

Luego desarrolló el síndrome de shock tóxico y necesitó una transfusión de plasma sanguíneo.

Luego de aproximadamente un mes en el hospital, se le permitió regresar a su hogar después de recuperarse valientemente.

Ahora tras de meses de tratamiento e injertos de piel, Dougie está mucho mejor. Su madre dice que ha vuelto a ser él mismo. 

Sin embargo, todavía debe usar un chaleco de compresión todos los días para evitar que "el exceso de tejido de la piel crezca y se convierta en una cicatriz hipertrófica".


 

En esta nota
  • Accidentes en casa

Comentarios