No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Niña que sufrió abuso físico ahora se enfrenta a cáncer terminal

Reese, de tres años, acababa de ser adoptada cuando le diagnosticaron cáncer cerebral terminal en etapa cuatro.

Avatar del

Por Redacción GH

La menor nació prematuramente y con ceguera, y por el abuso que sufrió necesita cuidados especiales.(Facebook)

La menor nació prematuramente y con ceguera, y por el abuso que sufrió necesita cuidados especiales. | Facebook

SHARONVILLE, Ohio.- Karlyn Reese Blankenship es una niña de tres años quien sobrevivió a abuso por parte de su familia biológica, y ahora que comenzaba un nuevo capítulo en su corta vida, fue diagnosticada con cáncer terminal.

SÍGUENOS EN NUESTRO PERFIL DE GOOGLE NEWS Y MANTENTE AL DÍA

Los padres adoptivos de Reese, Chrystie y Danny Blankenship, comentan que nació prematuramente, “apenas respirando”, y ciega. Desde bebé sufrió de maltrato y abuso físico por miembros de su familia biológica.

El trauma marcó el funcionamiento de su cuerpo, por lo que Reese  necesita de cuidados especiales. "Estaba desnutrida", dijo Chrystie. "Ella pesaba seis kilos a los 17 meses de edad”.

Desde 2017 está con los Blankenship, pero fue hasta junio del 2019 que la adopción se hizo oficial. 

El matrimonio comenta que la niña no podía caminar sola y que debía comer una dieta líquida especial, pero mostró un gran progreso al recibir fisioterapia.

"Ella me enseñó todo esto […] luchar hasta el final” dijo el padre de Reese. 

Unas semanas antes de que la adopción se hiciera oficial, descubrieron una masa en el cerebro de Reese que fue diagnosticada como cáncer cerebral terminal en etapa cuatro, dándole un tiempo de nueve a doce meses.

“Se me doblaron las rodillas y golpeé el suelo ”, dijo Chyrstie. "En cuestión de segundos, toda su vida ha cambiado y todos los planes que tenía desaparecieron". Reese ya pasó por una ronda de radiación.

Sin embargo, la familia decidió llevar la batalla de manera positiva, creando una organización sin fines de lucro llamada “Reese’s Rainbow”, la cual mediante eventos y venta de productos, hacen llegar la historia de la fortaleza de la menor.

Mantienen también una página de recaudación en GoFundMe, donde el 10% de las ganancias iría a un instituto de investigación de cáncer.

Reese, a pesar de haber pasado por una vida difícil, tiene una “energía contagiosa” y casi siempre está sonriendo, comenta su madrina, Raquel Scott. “Nunca se nota que está enferma”.

Con información de Kold News 13

En esta nota

Comentarios