Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Irán

Mujer iraní queda en coma por "velo mal puesto"; piden a ONU investigar a la Policía Moral por el caso

Irán sigue sin aclarar lo que sucedió con Armita Geravand tras subir a un vagón.

TEHERÁN, Irán.- Una herida sufrida por una adolescente de 16 años sin el velo islámico al momento de abordar el Metro de Teherán generó indignación poco después del primer aniversario de la muerte de Mahsa Amini y las protestas que desató en todo el país.

Lo que sucedió luego que Armita Geravand subió al vagón el domingo sigue sin aclararse. Una amistad relató a la televisión estatal que la adolescente se golpeó la cabeza en el andén, en tanto el video sin sonido emitido por la emisora desde afuera del vagón está bloqueado por una persona de pie. Segundos después, un grupo de personas carga su cuerpo flácido. La joven se encuentra en coma desde entonces.

Los padres de Geravand dijeron a medios estatales que la herida de su hija se debió a la hipotensión, una caída o quizás ambas cosas.

Sospechan que alguien empujó a la joven iraní

Activistas en el extranjero creen que alguien empujó o agredió a Geravand porque no llevaba el hiyab. Exigen una investigación independiente de la ONU que recaba información sobre Irán en vista de que la teocracia suele presionar a las familias de las víctimas y la televisora estatal suele obtener confesiones bajo coerción.

De acuerdo con el grupo de derechos humanos Hengaw, la menor habría sido sometida a "una grave agresión física" por parte de agentes de la policía de la moral, que se encarga de hacer cumplir con el código de vestimenta que rige en el país.

Los activistas dijeron Armita estaba siendo tratada en el hospital Fajr de Teherán bajo estrictas medidas de seguridad y que los teléfonos de todos los miembros de su familia habían sido confiscados.

Piden a la ONU investigar Policía Moral de Irán por el caso

La policía de la moral —implicada según los activistas en la muerte de Amini por no llevar correctamente el hiyab— ha vuelto a salir a las calles, y los legisladores buscan imponer penas más severas a quienes incumplen las normas sobre el velo.

Las menores sufren violencia en las calles y luego se obliga a sus familias a proteger al gobierno responsable de esa violencia”, dijo Hadi Ghaemi, directora ejecutiva del Centro por los Derechos Humanos en Irán, con sede en Nueva York.

Para las musulmanas devotas, el velo es una señal de veneración ante Dios y de modestia en presencia de hombres que no son sus familiares. En Irán, el hiyab —y el chador negro que cubre todo el cuerpo y que usan algunas mujeres— es un símbolo político, sobre todo desde que la Revolución Islámica de 1979 lo declaró obligatorio. Irán y Afganistán bajo el régimen del talibán son los únicos países donde el hiyab sigue siendo obligatorio.

Desde la muerte de Amini y las grandes protestas nacionales, muchas mujeres en Teherán desafían la ley al salir sin el velo.

En esta nota