No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo Migración en México

México descarta ser tercer país seguro

México lanzó una contraofensiva contra la amenaza del presidente Donald Trump de imponer fuertes aranceles.

Avatar del

Por AP

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, al terminar una conferencia de prensa en la embajada de México en Washington el lunes 3 de junio de 2019 donde habló de tema de los aranceles.(AP)

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, al terminar una conferencia de prensa en la embajada de México en Washington el lunes 3 de junio de 2019 donde habló de tema de los aranceles. | AP

WASHINGTON.-México lanzó una contraofensiva contra la amenaza del presidente Donald Trump de imponer fuertes aranceles a las importaciones mexicanas, enumerando los pasos que el gobierno mexicano ha dado para frenar el arribo de inmigrantes a la frontera estadounidense.

Ambos países comenzaron conversaciones el lunes para tratar de eludir la amenaza de Trump de aranceles para que frene el arribo de inmigrantes. El mandatario estadounidense amenazó la semana pasada con imponer impuestos de 5% a las importaciones mexicanas a partir del 10 de junio.

El lunes durante las conversaciones, el gobierno mexicano descartó el plan de un “tercer país seguro” que requeriría que los solicitantes de asilo soliciten refugio primero en México.

La embajadora en Estados Unidos, Martha Bárcena, dijo que “hay un límite claro a lo que podemos negociar, y el límite es la dignidad de México”.

Bárcena advirtió también que los aranceles serían muy costosos para las economías de ambos países y dijo que esto podría provocar el arribo adicional de unos 250.000 migrantes centroamericanos a Estados Unidos este año.

La embajada indicó que México ha aceptado 8.835 migrantes regresados hasta el 29 de mayo y ahora están esperando en el país para una audiencia de asilo en las cortes estadounidenses.

Trump está en Londres en una visita oficial y dejó a otros la tarea de detener una posible crisis comercial. No está claro qué más puede hacer México _y qué será suficiente_ para satisfacer al presidente estadounidense. Los aliados republicanos de Trump advierten que los aranceles a las importaciones mexicanas afectarán a los consumidores estadounidenses y a la economía.

El presidente tuiteó el domingo que “México enviará una gran delegación para hablar sobre la frontera. El problema es que han estado ‘hablando’ durante 25 años. Queremos más acciones y menos palabras”.

La secretaria de Economía de México, Graciela Márquez, planeaba conversar el lunes con el secretario de Comercio, Wilbur Ross. Dos días después, las delegaciones encabezadas por el secretario estadunidense de Estado Mike Pompeo y el secretario mexicano de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard también se reunirán en Washington.

El mandatario estadounidense afirma que México se ha aprovechado de Estados Unidos durante décadas, pero que el abuso terminará cuando imponga aranceles a las importaciones mexicanas. Su frustración con el flujo de migrantes no es nada nuevo, pero es un tema al que a menudo regresa.

El presidente dijo la semana pasada que impondría los aranceles para presionar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador para que evite que los migrantes centroamericanos crucen la frontera hacia Estados Unidos. Trump dijo que el impuesto a las importaciones aumentará en un 5% cada mes hasta octubre, llegando a 25%.

Mick Mulvaney, el jefe de personal interino de la Casa Blanca, dijo en “Fox News Sunday” que el presidente es “habla totalmente en serio” en cuanto a la imposición de aranceles a México.

Sin embargo, Mulvaney reconoció que no se están estableciendo puntos de referencia concretos para evaluar si el aliado de Estados Unidos está frenando el flujo de migrantes lo suficiente para satisfacer al gobierno. “Dejamos intencionalmente el tipo de declaración ad hoc”, dijo.

Entonces, no hay un objetivo específico, no hay un porcentaje específico, pero las cosas tienen que mejorar”, dijo Mulvaney. “Tienen que mejorar dramáticamente y tienen que mejorar rápidamente”.

La amenaza arancelaria se produce justo mientras el gobierno ha estado presionando para que se apruebe un pacto comercial entre Estados Unidos, México y Canadá que actualizará el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y líderes republicanos advirtieron que podría descarrilar ese esfuerzo.

El senador republicano por Luisiana, John Kennedy, calificó las tarifas de “error” y dijo que era poco probable que Trump las imponga.

Legisladores republicanos y aliados del Partido Republicano en la comunidad empresarial han expresado serios malestares con los aranceles. Algunos ven esta última amenaza como un juego de influencia y hay duda de que Trump seguirá adelante.

Los republicanos han tratado repetidamente de alejar a Trump de las guerras comerciales y han cuestionado la capacidad de la Casa Blanca de confiar en las órdenes ejecutivas para imponer a algunos de ellas como temas de seguridad nacional.

Al mismo tiempo, los esfuerzos de Trump para modernizar las leyes de migración han atraído poco apoyo en el Congreso.

“Creo que lo que dijo el presidente, lo que la Casa Blanca ha dejado en claro, es que necesitamos una gran reducción en el cruce de números”, dijo Kevin McAleenan, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, en el programa “State of the Union” de CNN.

Mulvaney, quien también apareció en “Meet the Press” de NBC, dijo que México podría tomar varias medidas para disminuir el número récord de migrantes en la frontera.

En esta nota

Comentarios