No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo Estados Unidos

Menor mexicana fue la primera "esclava" sexual de secta

En Nueva York se lleva a cabo el juicio contra Keith Raniere, presunto líder de la secta sexual Nxivm. 

Avatar del

Por AP

El caso ha generado interés en Estados Unidos por implicar a personalidades célebres.

El caso ha generado interés en Estados Unidos por implicar a personalidades célebres.

NUEVA YORK.-  Una menor mexicana fue la primera “esclava” sexual de Keith Raniere, fundador de la firma de autoayuda y supuesta secta sexual Nxivm, según lo que se reveló en la primera jornada del juicio en el que la fiscalía lo acusa de graves delitos. 

De acuerdo con agencia EFE, Raniere, de 58 años, encabeza un caso que ha causado interés en Estados Unidos por la implicación de dos nombres célebres, la actriz Allison Mack (Smallville) y la heredera del conglomerado licorero Seagram’s Clare Bronfman, que se han declarado culpables junto a otras tres acusadas. 

La fiscal Tanja Hajjar expuso cómo Raniere reclutó a la primera “esclava” sexual de DOS, una organización secreta de Nxivm con estructura piramidal donde él era “amo” y las mujeres, eran “esclavas” a quienes marcaban con sus iniciales y las extorsionaban. 

Testifican más en contra de "gurú"

Una mujer testificó el miércoles ante un tribunal que poco después de que fue reclutada en una sociedad secreta dentro de un hermético grupo de autoayuda en el Norte del estado de Nueva York fue obligada a realizar actos sexuales con el líder.

La testigo ofreció un testimonio descriptivo en el juicio federal en contra de Keith Raniere.

La mujer, una inglesa de 32 años, describió sus experiencias como miembro de una sociedad que las obligaba a ser “esclavas” dentro de NXIVM, un grupo que ha sido comparado con una secta.

Agregó que el “amo” que le fue designado le ordenó reunirse en privado con Raniere, quien la obligó a quitarse la ropa y le hizo sexo oral. Dijo sentirse avergonzada, pero pensó que no tenía otra opción.

A la mujer se le permitió testificar identificándose sólo con su primer nombre para proteger su privacidad.

Raniere, de 58 años, se declaró inocente del cargo de trata de mujeres y otros cargos. Insiste que los encuentros sexuales que tuvo con sus seguidoras fueron consensuados.

En esta nota

Comentarios