No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

La tormenta Nicholas se debilita y azota Texas y Luisiana con lluvias

El presidente Joe Biden declaró la emergencia para Luisiana y ordenó asistencia federal para los equipos locales de emergencias debido a los efectos de Nicholas.

Avatar del

Por Reuters

La tormenta Nicholas se debilita y azota Texas y Luisiana con lluvias(@conagua)

La tormenta Nicholas se debilita y azota Texas y Luisiana con lluvias | @conagua

ESTADOS UNIDOS.- Fuertes lluvias azotaron Texas y Luisiana el martes mientras el huracán Nicholas se debilitaba hasta convertirse en una tormenta tropical, trayendo consigo la amenaza de inundaciones generalizadas y cortes de electricidad mientras barría la costa estadounidense del Golfo.

Se trata de la segunda gran tormenta que amenaza a la región en las últimas semanas, después de que el huracán Ida matara a más de dos decenas de personas en agosto y devastara comunidades en Luisiana, cerca de Nueva Orleans.

Nicholas, que había alcanzado la fuerza de un huracán antes de debilitarse, debería debilitarse aún más y convertirse en una depresión para el miércoles, dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Posibles inundaciones 

Sin embargo, el organismo advirtió que podría provocar inundaciones repentinas en el sur profundo en los próximos dos días.

El presidente Joe Biden declaró la emergencia para Luisiana y ordenó asistencia federal para los equipos locales de emergencias debido a los efectos de Nicholas, dijo la Casa Blanca.

Nicholas también podría dejar sin electricidad y dificultar los esfuerzos de restauración, después de que el huracán Ida dejara sin electricidad a Luisiana.

Vuelos cancelados

Houston suspendió los servicios de tren ligero y de autobús el lunes por la noche. Cientos de vuelos fueron cancelados o retrasados en los aeropuertos de Corpus Christi y Houston.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió advertencias y avisos de subida de mareas, inundaciones y tormentas tropicales en toda la región, calificándola de "situación de riesgo para la vida".

Queremos asegurarnos de que esta tormenta no pille a nadie desprevenido", dijo el lunes el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards.

En esta nota

Comentarios