No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

La difícil lucha contra el coronavirus y la recesión económica

Cada vez hay más preocupación por las consecuencias económicas del cierre global.

Avatar del

Por AP

Un trabajador rocía desinfectante en la mezquita de Al Akbar en medio del temor al brote de un nuevo coronavirus en Surabaya, en Java Oriental, Indonesia, el martes 17 de marzo de 2020.(AP)

Un trabajador rocía desinfectante en la mezquita de Al Akbar en medio del temor al brote de un nuevo coronavirus en Surabaya, en Java Oriental, Indonesia, el martes 17 de marzo de 2020. | AP

BERLÍN, Alemania.- Grandes perturbaciones estremecieron al mundo el martes mientras los gobiernos luchan por contener la propagación del coronavirus y al mismo tiempo intentan mantener sus economías a flote. El caos se extendió desde Lituania -en donde los embotellamientos en la frontera se extendían por 64 kilómetros- hasta Detroit, donde el servicio de autobuses se interrumpió de manera repentina cuando los conductores no se presentaron a trabajar.

En tanto, los mandatarios de la Unión Europea acordaron cerrar las fronteras externas del bloque durante 30 días. En Estados Unidos, Virginia Occidental se convirtió en el último estado en reportar un caso de la enfermedad, confirmando la propagación a nivel nacional.

Cada vez más preocupados por las consecuencias económicas del cierre global, Estados Unidos, Gran Bretaña y los Países Bajos anunciaron paquetes de rescate por cientos de miles de millones de dólares, mientras que Venezuela — acérrimo crítico del Fondo Monetario Internacional — solicitó un préstamo de cinco mil millones de dólares a la institución.

Pero eran las personas comunes las que más sufrían.

Miguel Aguirre, su esposa y sus dos hijas eran las únicas personas caminando por lo que usualmente es una transitada calle cerca de la alcaldía de San Francisco, un día después de que las autoridades en seis condados del área de la Bahía de San Francisco emitieron una orden que requiere que, durante tres semanas, la mayoría de las personas permanezcan en interiores y salgan únicamente por comida, medicamentos o para ejercitarse, el cierre más extremo en Estados Unidos durante la epidemia. La mañana del martes, únicamente había dos cafeterías abiertas en esa calle, y ambas estaban vacías.

Aguirre dijo que él y su esposa, ambos conserjes en el Boys and Girls Club, habían escuchado de la orden por televisión, pero decidieron presentarse a trabajar de cualquier forma porque necesitan del dinero. Su supervisor le envió un mensaje de texto diciéndole que se fuera.

"Si no trabajamos, no comemos", dijo Aguirre, quien llevó a sus dos hijas con él porque las escuelas están cerradas. Ya había perdido su segundo empleo, en un hotel, luego de que se comenzaron a cancelar las conferencias turísticas hace un mes.

"Hay días en los que quiero llorar, pero sigo adelante", dijo Aguirre.

En Bruselas, mientras tanto, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, dijo que ha habido una "postura unánime y unida" a la decisión de prohibir que la mayoría de los extranjeros ingresen al bloque por 30 días.

La canciller alemana Angela Merkel dijo que los líderes europeos accedieron durante una conferencia telefónica a la propuesta de la Comisión Europea de prohibir los ingresos a la Unión Europea, así como a Noruega, Suiza, Islandia y Gran Bretaña, con "excepciones muy limitadas". Alemania implementará la medida de forma inmediata.

Pero las naciones también acordaron la necesidad de mantener los viajes transfronterizos, destacó Merkel.

El brote tendrá consecuencias "muy, muy graves" en las economías europeas, aseguró, uno de los motivos para garantizar el flujo de productos.

La UE emitió el lunes lineamientos con el objetivo de facilitar el tránsito de productos críticos como alimentos y medicamentos, mientras ayudan a las naciones individuales a restringir los viajes no esenciales.

Pero el martes se vivió un caos en muchas fronteras, en donde el tránsito se extendió por decenas de kilómetros.

"Todos estamos desesperados, con frío y sin dormir por tercer día", dijo Janina Stukiene, quien está varada en Lituania, en su frontera con Polonia, junto a su esposo y su hijo. "Sólo queremos ir a casa".

La fila de autos y camiones en Lituania era de unos 64 kilómetros después de que Polonia cerrara su frontera, mientras que embotellamientos similares se vieron en las fronteras con Alemania y República Checa.

En tanto, el presidente de Francia Emmanuel Macron, impuso lineamientos internos más estrictos, permitiéndoles a las personas salir de sus casas únicamente para comprar comida, ir a trabajar o realizar deberes esenciales, con el argumento de que la población no cumplió con las recomendaciones previas y "estamos en guerra".

En Italia, el número de infecciones reportadas aumentó a 27 mil 980. Con dos mil 503 decesos, Italia ahora cuenta con la tercera parte del total de fallecimientos a nivel mundial.

España, actualmente el cuarto país con más infecciones, registró un aumento de más de dos mil casos en un día para un total de once mil 178, y de casi 200 decesos a 491. Únicamente China, Italia e Irán tienen más casos.

Con más de 190 mil casos a nivel mundial, el incremento de pacientes en los hospitales de Madrid ha causado temores en Europa y otras partes del mundo sobre lo que se avecina.

El virus causa sólo síntomas leves o moderados, como fiebre o tos, en la mayoría de las personas, pero los cuadros más graves son más probables en ancianos y personas con padecimientos previos. Hasta el momento, el COVID-19 ha causado la muerte a más de siete mil 300 personas, aunque más de 80 mil se han recuperado.

También hubo algunas buenas noticias. Wuhan, la ciudad del centro de China en donde se detectó el virus por primera vez a finales del año pasado y que ha estado en aislamiento durante varias semanas, reportó sólo un nuevo caso el martes.

En los volátiles mercados financieros mundiales, las acciones recuperaron pérdidas iniciales en Asia el martes y las acciones cerraron en alza en Wall Street una jornada después de su peor desplome en más de tres décadas, luego de que Washington se preparaba a enviar mayor ayuda. De cualquier forma, cada vez más operadores ven más factible una recesión, si no es que ya estamos ahí.
 

En esta nota

Comentarios