Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Contaminación ambiental

Imágenes: Nueva York sumergida en una atmósfera apocalíptica debido a la contaminación causada por incendios

La contaminación por incendios en Canadá ha sido arrastrada por el viento a lo largo de más de mil 500 kilómetros hasta cubrir la Gran Manzana.

NUEVA YORK.- Este miércoles, la Gran Manzana, Nueva York, se vio envuelta en una atmósfera inquietante debido a la contaminación provocada por los numerosos incendios que azotan Canadá, situada en sus cercanías. Durante varios días, el viento ha llevado los efectos de estos incendios a lo largo de más de mil 500 kilómetros hasta alcanzar y cubrir la ciudad neoyorquina.

En Times Square, un resplandor anaranjado envolvía el ambiente, mientras el sol se asemejaba a un adhesivo redondo de color amarillo, proyectando una tenue iluminación a través de la densa nube de humo que gradualmente cubría la ciudad, especialmente después del mediodía local (16:00 GMT).

Desde el Central Park, los rascacielos de la ciudad se asemejaban a los mástiles de un navío espectral. El aire impregnaba un olor a madera ardiendo, a fuego. En el momento de mayor tensión, numerosas farolas se activaron automáticamente ante la oscuridad que invadió el entorno.

Las mascarillas para protegerse de las partículas contaminantes volvieron a ocupar las aceras de la Gran Manzana, como no se veía en muchos meses y numerosos centros públicos, como colegios, cancelaron sus actividades exteriores y suspendieron cualquier acto al aire libre.

El Imparcial: imagen de artículo

EL MAYOR ÍNDICE DE CONTAMINACIÓN EN MEDIO SIGLO

El comisionado de Sanidad de Nueva York, Ashwin Vasa, aseguró hoy que Nueva York está registrando sus mayores índices de contaminación del aire desde la década de los sesenta del siglo pasado.

Vasan advirtió de que las partículas finas suspendidas "pueden penetrar en los pulmones de las personas, provocar inflamaciones y empeorar afecciones como el asma, las enfermedades pulmonares crónicas o las cardiopatías subyacentes".

El comisionado de salud, que advirtió de que la situación se puede prolongar varios días, pidió a los neoyorquinos que eviten salir a la calle "excepto si es absolutamente necesario" y recomendó el uso de mascarillas como la N95 para quienes tengan que realizar actividades en el exterior.

El humo procedente de los actuales incendios forestales a lo largo de la frontera canadiense ha afectado significativamente a la calidad del aire aquí en Nueva York y en todo el noreste de Estados Unidos", subrayó, por su parte el comisionado de gestión de emergencias de la ciudad, Zachary Iscol.

El Imparcial: imagen de artículo

LA ALERTA POR CONTAMINACIÓN CONTINUARÁ HASTA EL FIN DE SEMANA

Iscol reiteró que se espera que la alerta medioambiental continúe activa "los próximos días" y advirtió de que la presencia de humo en el aire es "muy difícil de prever".

Ayer, los neoyorquinos vieron y olieron algo que nunca antes nos había impactado a esta escala", dijo por su parte el alcalde Eric Adams, en referencia que la nube de contaminación se hizo claramente presente la tarde de ayer.

Asimismo, con tono apocalíptico, el alcalde advirtió de que aunque es la primera vez que ocurre algo como esto en la ciudad, no será la última.

El cambio climático está acelerando estas situaciones. Debemos seguir reduciendo las emisiones, mejorar la calidad del aire y aumentar la resiliencia", subrayó.

Nueva York no es único gran afectado en Estados Unidos por los incendios; de hecho, los residentes de más de cinco estados de EU se despertaron en medio de una bruma, ocasionada por el humo, que ha llevado a las autoridades alertar a los ciudadanos por las "peligrosas" condiciones del aire y a pedir que se limiten las actividades al aire libre.

En Canadá, el humo generado por los cuatrocientos incendios forestales que están activos en su territorio hizo sonar este miércoles las alarmas en Toronto, la mayor población del país, donde la calidad del aire empeoró en la noche del martes y pasó de riesgo moderado a "elevado".

EFE/Javier Otazu

En esta nota