Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Energía nuclear

Finlandia ha contruido un impresionante "cementerio" nuclear a tres horas de su capital Helsinki

Situado a 437 metros bajo tierra, este impresionante logro promete garantizar la seguridad de los residuos nucleares durante cientos de miles de años.

FINLANDIA.-En un hito monumental en la gestión de residuos nucleares, Finlandia ha dado un paso adelante al completar la construcción del único depósito permanente para estos desechos en el mundo.

Situado a 437 metros bajo tierra, este impresionante logro promete garantizar la seguridad de los residuos nucleares durante cientos de miles de años.

Lo más sorprendente es que este depósito no se encuentra en algún lugar remoto o inaccesible, sino a solo tres horas en automóvil desde la capital, Helsinki, cerca de la mayor central nuclear de Europa. El municipio local se ofreció a albergar este innovador depósito y fue seleccionado entre cuatro ubicaciones posibles.

Las obras de construcción, que comenzaron en 2004, representan una hazaña de ingeniería sin precedentes. El financiamiento proviene de los operadores de centrales nucleares finlandesas, en parte propiedad del estado, lo que demuestra un compromiso nacional con la gestión segura de estos desechos altamente radiactivos, dice un reportaje de la cadena DW.

La elección del lugar de almacenamiento, una roca cristalina de granito y matita con casi dos mil millones de años de antigüedad, es crucial para evitar la filtración de residuos radiactivos y el daño al medio ambiente. Esta roca, que está poco fracturada y relativamente seca, ofrece condiciones ideales.

¿Cómo se dividen los residuos nucleares?

Los residuos nucleares se dividen en tres categorías: baja, media y alta actividad. Los de alta actividad, que incluyen barras de combustible nuclear gastado y residuos de la producción de armas nucleares, son los más problemáticos. En Finlandia, se encapsulan en recipientes de cobre y se transportan al subsuelo, donde se perforan agujeros y se llenan con arcilla bentonita, un material que absorbe el agua subterránea.

El sistema de cápsulas ha generado controversia debido a preocupaciones sobre posibles defectos en la capa de bentonita y la corrosión del cobre. Sin embargo, las autoridades finlandesas aseguran que el riesgo es mínimo y que estas cápsulas son solo una parte de un sistema de protección en capas múltiples.

En esta nota