No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

¡Desgarrador! 'Me dispararon en el estómago a las 34 semanas de embarazo'

Desire estaba feliz con su dulce espera, acomodando ropa y pañales para su bebé, cuando alguien abrió la puerta de su casa con una patada.

Avatar del

Por Redacción GH

"Justo después del ruido del disparo, ya no podía sentir a Emery pateándome el estómago y supe que algo andaba mal”.(Desire Guardiola)

"Justo después del ruido del disparo, ya no podía sentir a Emery pateándome el estómago y supe que algo andaba mal”. | Desire Guardiola

AUSTIN, Texas.- Emery Skye sólo pudo vivir durante ocho días. Nació con el cerebro casi muerto, debido a la pérdida de oxígeno y de sangre que sufrió al recibir un disparo cuando aún estaba en el vientre de su mamá.

“Me dispararon en el estómago a las 34 semanas de embarazo” relató Desire Guardiola al medio Mirror.

El 20 de julio del presente año, Desire estaba feliz con su dulce espera, acomodando ropa y pañales para su bebé, cuando alguien abrió la puerta de su casa con una patada.

"Sorprendida y confundida, me quedé en la habitación hasta que escuché la voz de un hombre preguntando dónde estaba. De repente salí de la habitación sólo para que me encontrara una mujer con un cuchillo. Rápidamente me agarró y rogué y supliqué para que no me apuñalara, que estaba embarazada”.

Los delincuentes también detuvieron al entonces novio de Desire. Al parecer, fueron contratados por alguien que tenía problemas con él.

Alcanzaron a robarse algunas cosas y dinero antes de salir de la casa. En un intento de recuperar sus pertenencias, Desire y su ex novio corrieron detrás de ellos.

“Miré hacia atrás para ver si estaba bien y luego escuché un disparo”.

Desire sabía que le habían disparado, porque comenzó a sentir un dolor intenso en el abdomen.

 "Justo después del ruido del disparo, ya no podía sentir a Emery pateándome el estómago y supe que algo andaba mal”.

Los vecinos, quienes reaccionaron al disparo y a los gritos de Desire, la atendieron y llamaron a emergencias.

La bala había atravesado el útero y los intestinos de Desire, y fue sometida a una cesárea de emergencia para intentar salvar a Emery.

"Pudieron salvar mis intestinos y útero. Sin embargo, también me habían informado que [Emery] ella no respiraba y tuvo que ser resucitada".

Cuando lograron resucitar a Emery, los médicos se dieron cuenta que su condición no era favorable. La gran pérdida de sangre por la bala provocó que la bebé no tuviera oxígeno suficiente, por lo que su cerebro estaba casi muerto, y le colocaron tubos para que pudiera respirar.

Los doctores  no esperaban que viviera otra noche, pero Emery luchó por vivir durante ocho días.

“Ella se fue pacíficamente en mis brazos ese día y con el amor y el apoyo de [nuestra] familia inmediata rodeada de ella, así como la gracia de Dios”.
La policía de Austin, Texas, detuvo a las tres personas que agredieron a Desire.

Andrew Nino, Kiara Paz, y Alyssa Brianna Vega están acusados de robo agravado con delito grave en primer grado con un arma mortal.

Aunque la detención de los delincuentes sea un alivio, no es suficiente para Desire, quien tuvo que ver morir a su primogénita.

"Siempre serás mi bendición y estoy tan dolida que te falten mis brazos pero nunca te irás de mi corazón".

Con información de Mirror
 

En esta nota
  • Violencia
  • Embarazo
  • Texas

Comentarios