No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Mundo

Desde hace 4 años, Francia tiene su caso ‘George Floyd’

Adama Traoré falleció a manos de la policía francesa en 2016.

Avatar del

Por AP

Assa Traore, luciendo a camiseta que dice "Justicia para Adama, sin justicia nunca tendrás paz", es entrevistada en Ivry-sur-Seine, en las afueras de París, el 15 de julio 2020.(AP)

Assa Traore, luciendo a camiseta que dice "Justicia para Adama, sin justicia nunca tendrás paz", es entrevistada en Ivry-sur-Seine, en las afueras de París, el 15 de julio 2020. | AP

IVRY-SUR-SEINE, Francia.- Assa Traoré ha estado luchando por justicia desde que su hermano Adama murió a manos de la policía francesa en su 24to cumpleaños hace cuatro años, determinada a continuar peleando hasta "el final", hasta que alguien sea declarado culpable por su muerte.

Pero ahora su objetivo inicial se ha vuelto mayor. Ella está a la vanguardia de un nuevo movimiento para erradicar lo que activistas llaman un racismo sistémico en la policía, para combatir a favor de los derechos de la gente negra y poner en entredicho la visión oficial de Francia como un país sin racismo.

En una entrevista con The Associated Press esta semana, ella aseveró: "Nos convertimos en soldados a pesar de nosotros mismos". "Existe un movimiento hoy. Lo llamamos la generación Adama. Estas personas no tienen miedo y estos jóvenes no se van a callar", agregó Traoré, de 35 años y cuya familia proviene de Mali.

Traoré, que dejó su trabajo como maestra en un pequeño suburbio de París para liderar el movimiento en demanda de justicia para su hermano, ha encontrado un propósito renovado desde la muerte de George Floyd, un hombre negro, a manos de la policía en Estados Unidos.

"George Floyd es nuestro hermano también aquí en Francia", dijo Traoré en la entrevista antes de la marcha el sábado por el aniversario de la muerte de Adam. "Cuando ves la muerte de George Floyd, te imaginas la muerte de mi hermano Adama Traoré".

No es la primera vez que Francia tiene que confrontar su historial colonial y su relación con sus ciudadanos negros y norafricanos. Las muertes causadas por la policía a menudo desembocan en protestas, las más memorables en forma de disturbios nacionales en 2005, desatadas por las muertes de dos adolescentes que fallecieron electrocutados mientras se escondían en una subestación eléctrica tras huir de la policía.

Pero ahora Francia registra una creciente reacción a la violencia la violencia policial y contra el racismo que muchos activistas dicen es exacerbado por la doctrina oficial de igualdad para todos, que alienta a los inmigrantes a integrarse al resto de la sociedad y que prohíbe que el gobierno recolecte datos sobre raza en el censo.

Mientras que los cuatro policías involucrados en la muerte de Floyd enfrentan cargos —uno de ellos detenido, por asesinato— nadie ha sido acusado por la muerte de Adama Traoré. Ese incidente no fue grabado y todavía se debate la causa de su muerte.

El 19 de julio de 2016, la policía se acercó a Adama para una verificación de identidad en Beaumont-sur-Oise, al norte de París, donde vivía la familia. Adama se echó a correr porque no llevada sus documentos de identificación. Los policías lo alcanzaron y lo arrestaron. En unas horas estaba muerto.

Uno de los gendarmes dijo inicialmente que tres agentes se abalanzaron sobre Traoré para sujetarlo en el suelo, de acuerdo con reportes policiales preliminares, pero más tarde el policía negó la versión.

La causa exacta de la muerte no está clara. Una decena de reportes médicos ordenados por la corte concluyeron que varios padecimientos cardíacos eran los responsables. La familia Traoré respondió con una autopsia independiente y reportes médicos, que señalaban asfixia. Los abogados de los policías niegan que éstos hayan sido los responsables.

El abogado de la familia Yassine Bouzrou dijo el viernes que, desde inicios de junio, los investigadores han hecho más de 17 pedidos de información pública, incluso un nuevo examen médico por parte de doctores independientes en Bélgica. En declaraciones a la televisora France-Info, Bouzrou dijo que es un indicio de que la investigación está siendo tomada más en serio tras la muerte de Floyd en Estados Unidos.

En su lucha por justicia para su hermano, Assa Traoré se ha reunido con los familiares de otros que han muerto a manos policiales, ha recorrido suburbios en Francia en los que la mayoría de los residentes son inmigrantes o de razas no blancas y ha organizado a activistas de todas las razas, orígenes y niveles económicos.

En junio, cuando Francia comenzaba a reabrir su economía del encierro de la pandemia y videos de la muerte de Floyd circulaban por el mundo, ella encabezó a decenas de miles de manifestantes para llamar la atención sobre los problemas de las minorías raciales de Francia con la policía.

Tenemos que cambiarlo todo, tenemos que romper este racismo sistémico", dijo Traoré. Llamó a prohibir técnicas peligrosas usadas por la policía para inmovilizar a personas "que matan desproporcionadamente matan a personas negras, árabes y no blancas".

Cree además que Francia tiene que eliminar las agencias de supervisión policial, que actualmente están compuestas por policías, y remplazarlas con organismos independientes.

En 2016, el máximo funcionario en Francia para la defensa de los derechos de los ciudadanos, Jacques Toubon, reportó que los franceses negros y árabes tenían 20 veces más probabilidades de ser detenidos por la policía que otros. En 2020, Toubon publicó un estudio que explicó en detalle el racismo sistémico en la policía de París. El gobierno ha prometido eliminar el racismo en las fuerzas policiales, pero atribuye el problema a unos cuantos policías malos.

Traoré ha creado lazos con otros movimientos sociales, como los "Chalecos Amarillos" contra la injusticia económica y el movimiento contra la crisis climática.

"Han sido cuatro años de ir a cada barrio pobre en Francia", dijo. "Hemos estado en los lugares más remotos en Francia, en aldeas pequeñas. Cuatro años de alianzas con trabajadores, personas indocumentadas, chalecos amarillos, grupos climáticos".

La protesta de este sábado fue organizada con activistas climáticos bajo el lema: "Queremos respirar".

"Hoy, la lucha por Adama Traoré no le pertenece más a la familia Traoré", dijo. "Es representativa de una gran ansiedad y disfunción en el estado francés, así que es una lucha que asumimos juntos".
 

En esta nota

Comentarios