Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / China

Científicos en China inventan robot que pasa de sólido a líquido

Después de probar para ver si la transición de sólido a líquido era reversible, los investigadores sometieron a sus pequeños robots a una serie de pruebas. 

CHINA.-Científicos han creado un robot que es capaz de cambiar de forma los estados líquido y sólido para navegar en entornos complicados sin comprometer su fuerza.

Debido a que pueden ser tanto blandos como duros, los pequeños robots inspirados en pepinos de mar pueden superar las limitaciones de los robots que son solo uno u otro y, por lo tanto, tienen el potencial de proporcionar una mayor utilidad en áreas como el ensamblaje de productos electrónicos e incluso aplicaciones médicas.

Los investigadores hicieron que los robots atravesaran carreras de obstáculos, retiraran o entregaran objetos a un modelo del estómago humano e incluso para escapar de una jaula antes de volver a su forma humanoide original.

Dar a los robots la capacidad de cambiar entre estado líquido y sólido les otorga más funcionalidad", dijo el ingeniero Chengfeng Pan de la Universidad China de Hong Kong.

USOS POTENCIALES

Hay muchos usos potenciales para los pequeños robots que pueden moverse por lugares demasiado pequeños o complicados para que los humanos los manejen con herramientas típicas, desde trabajos de reparación meticulosos hasta la administración de medicamentos específicos.

Pero los materiales duros no son los mejores para navegar en espacios confinados o en ángulos estrechos, mientras que los robots blandos y más flexibles tienden a ser débiles y más difíciles de controlar.

Por ello, el equipo de investigadores dirigido por Pan y su colega, Qingyuan Wang de la Universidad Sun Yat-sen en China, recurrió a la naturaleza como fuente de inspiración. Animales como los pepinos de mar pueden alterar la rigidez de sus tejidos para mejorar la capacidad de carga y limitar el daño físico, mientras que los pulpos pueden alterar la rigidez de sus brazos para camuflarse, manipular objetos y moverse.

Para diseñar un robot que pueda hacer algo similar, los investigadores necesitaban un material no tóxico que pudiera cambiar fácilmente entre estados blandos y rígidos a temperatura ambiente, por lo que recurrieron al galio, un metal blando que tiene un punto de fusión de 29,76 grados Celsius a presión estándar, solo unos pocos grados por debajo de la temperatura promedio del cuerpo humano.

APLICACIONES

Después de probar para ver si la transición de sólido a líquido era reversible, los investigadores sometieron a sus pequeños robots a una serie de pruebas. Los robots podrían saltar sobre pequeños fosos, escalar obstáculos e incluso dividirse para realizar tareas cooperativas moviendo objetos antes de recombinarse y solidificarse.

Para aplicaciones del mundo real, la máquina de transición de fase necesitaría algunos ajustes. Por ejemplo, debido a que el cuerpo humano tiene un punto de fusión más alto que el del galio puro, un robot diseñado con fines biomédicos podría tener una matriz de aleación a base de galio que elevaría el punto de fusión manteniendo la funcionalidad.

"El trabajo futuro debería explorar más a fondo cómo estos robots podrían usarse dentro de un contexto biomédico", concluyó Majidi.

En esta nota