Mundo

Bahameños narran caóticos momentos del huracán "Dorian"

Mil 300 personas siguen desaparecidas luego de dos semanas del huracán.

Avatar del

Por AP

Bahameños narran caóticos momentos del huracán "Dorian"(AP)

Bahameños narran caóticos momentos del huracán "Dorian" | AP

MCLEAN’S TOWN, Bahamas.- Escanean las redes sociales, miran bajo los escombros o intentan seguir el olor de la muerte en un intento de encontrar familiares y amigos.

Buscan en medio de informes alarmantes que 1.300 personas siguen desaparecidas casi dos semanas después de que el huracán Dorian azotara el norte de Bahamas.

El gobierno advirtió que la lista es preliminar y que muchos podrían quedarse en refugios y simplemente no haber podido conectarse con sus seres queridos. Pero cada vez hay más temores de que muchos murieron cuando la tormenta de categoría 5 se estrelló contra la región norte del archipiélago con vientos de más de 185 mph e inundaciones severas que derribaron muros de concreto, rompieron árboles por la mitad y arrancaron columpios de los parques infantiles mientras Dorian golpeaba el área por un día. y medio.

"Si se hubieran quedado conmigo, habrían estado a salvo", dijo Phil Thomas Sr. mientras se apoyaba contra el marco de su casa sin techo en el pueblo pesquero de McLean’s Town y miraba a lo lejos.

El capitán del barco no ha visto a su hijo de 30 años, sus dos nietos o su nieta desde la tormenta. Todos se quedaron con su nuera, que resultó herida y fue llevada a un hospital en la capital, Nassau, después de que la Guardia Costera de EE. UU. La encontró, pero solo a ella.

"La gente ha estado buscando, pero en realidad no se nos ocurre nada", dijo Thomas, y agregó que escuchó rumores de que alguien vio un barco perteneciente a su hijo, un piloto marino, aunque tampoco se ha encontrado el barco.

Extraña especialmente a su nieto de 8 años: “Era mi compañero de pesca. Estábamos cerca ".

La pérdida pesa sobre Thomas, quien dijo que trata de mantenerse ocupado limpiando su casa para que no piense en ellos.

"Es una de esas cosas. Estoy desconsolado, pero la vida continúa ", dijo. “Recoges las piezas poco a poco. ... Tengo que reconstruir una casa. Tengo tres hijos más. Tengo que vivir para ellos hasta que llegue mi momento ".

Mientras tanto, un grupo de fuertes tormentas eléctricas se dirige hacia las Bahamas y se espera que empape aún más a las comunidades golpeadas por Dorian. El Centro Nacional de Huracanes de EE. UU. Dijo el jueves que se esperaba que el sistema se convirtiera en una tormenta tropical dentro de las 36 horas y que golpearía partes del noroeste de Bahamas con vientos de tormenta tropical y fuertes lluvias.

En las islas Abaco, que según el primer ministro Hubert Minnis están diezmadas, la búsqueda de seres queridos es aún más intensa. Diego Carey, un joven de 25 años de la comunidad afectada por Marsh Harbour, dejó Abaco para ir a la capital, Nassau, después del golpe de Dorian, pero regresó el jueves después de un viaje en bote de 12 horas para buscar a dos amigos que siguen desaparecidos.

“Estuvimos juntos durante la tormenta. Sucedió muy rápido. El techo simplemente se voló ”, dijo, y agregó que esa fue la última vez que los vio. "Es muy traumático".

Al menos 42 personas murieron en Abaco y ocho en Gran Bahama, y Minnis advirtió que ese número aumentará significativamente.

Aseguró a los bahameños en un reciente discurso televisado que el gobierno estaba trabajando duro para recuperar cuerpos y notificar a las familias, y agregó que los funcionarios están brindando asesoramiento en medio de informes de pesadillas y traumas psicológicos.

"El dolor es insoportable", dijo el primer ministro. "Muchos están desesperados, preguntándose si sus seres queridos siguen vivos".

Aún así, las reuniones, aunque pocas, ocurren casi dos semanas después de que la tormenta tocara tierra el 1 de septiembre.

La familia de Trevon Laing había pensado que el hombre de 24 años había muerto después de que un oficial de policía les dijera que se habían encontrado dos cuerpos en la comunidad de Gold Rock Creek, incluido el de un joven. Su madre se puso de luto durante cinco días.

Cuando su familia visitó la comunidad para verificar lo que les dijeron, Laing no estaba cerca, reforzando sus temores de que estaba muerto. Cuando regresó, dijo, encontró a su hermano llorando en el porche delantero.

"Estoy como:‘ ¡Hey, no estoy muerto! Ustedes no tienen fe en mí. Soy un sobreviviente ", dijo, y agregó con una sonrisa. "Estaba conmocionado y enojado al mismo tiempo".

Otros que fueron reportados como desaparecidos y presuntamente muertos fueron encontrados en parte gracias a la determinación de personas como Joyce Thomas, que no dejaron de buscar a su hermano, Bennett.

Ella viajó desde Nassau a Freeport en Grand Bahama y luego condujo a McLean’s Town, solo para verse obligada a dar la vuelta porque la calle aún era intransitable. Intentó nuevamente al día siguiente y logró llegar al vecindario donde crecieron. Allí, ella encontró solo los cimientos de su hogar. Su miedo creció mientras caminaba por el vecindario.

De vuelta en Nassau, ella reprendió a su padre por no hacer lo suficiente para encontrar a su hijo.

″ ‘Ve a NEMA, ve a la estación de policía”, recordó haberle dicho, refiriéndose a la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias de las islas. "No te quedes ahí sentado. Hacer algo.'"

"Ni siquiera estaba comiendo hasta que escuché que mi hermano estaba bien", dijo Thomas.

Eso ocurrió cuando lo vio en una bicicleta mientras ella y su tía conducían nuevamente por McClean's Town.

“Dije,‘ ¡Chico, ven aquí! Te extraño mucho ", le dijo Thomas mientras se abrazaban en un largo abrazo. "Tengo otros hermanos, pero este es mi corazón".

En esta nota
  • Huracán "Dorian"
  • Bahamas

Comentarios