Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Inglaterra

Apuñalamiento masivo en Nottingham: Tres muertos y tres heridos dejan varios ataques perpetrados por un hombre

La policía ha detenido a un hombre de 31 años como presunto responsable de estos actos violentos, mientras investiga los motivos detrás de los mismos y colabora con la unidad antiterrorista.

INGLATERRA.- Un hombre de 31 años ha sido arrestado como presunto responsable de tres actos violentos en el centro de Nottingham, al norte de Inglaterra. Estos ataques, que resultaron en tres víctimas mortales por apuñalamiento y tres personas heridas tras ser atropelladas por una furgoneta, se consideran conectados entre sí según la Policía.

Los motivos del agresor aún no han sido determinados por los investigadores, quienes se mantienen "abiertos" a todas las posibilidades. Kate Meynell, jefa de la Policía del condado de Nottinghamshire, informó a los medios que están colaborando con la unidad antiterrorista de las fuerzas de seguridad británicas en la investigación.

Las víctimas fatales son dos estudiantes de 19 años de la universidad local y un hombre de 50 años. Además, otro hombre se encuentra en estado crítico mientras que dos personas sufrieron heridas leves.

La primera llamada de alerta se produjo poco después de las cuatro de la madrugada (hora local). Los agentes que acudieron a la calle Ilkeston Road encontraron a dos jóvenes apuñalados tendidos en el suelo.

Poco después, la policía recibió un nuevo aviso desde la calle Milton Street, a más de un kilómetro del primer incidente, donde el conductor de una furgoneta había tratado de atropellar a tres personas, una de las cuales estaba herida de gravedad.

Un ciudadano halló además el cadáver de un hombre de 50 años con heridas de arma blanca en Magdala Road, al norte de la ciudad. La Policía cree que es el dueño de la furgoneta que fue robada para cometer los ataques.

El vehículo fue detectado cuando estaba detenido en el centro de Nottingham y los agentes utilizaron pistolas taser para arrestar a un hombre que permanece bajo custodia como sospechoso de asesinato.

Un testigo del primero de esos ataques describió a la BBC cómo escuchó "gritos espantosos y escalofriantes" y vio a "un hombre vestido completamente de negro, con capucha y mochila, forcejeando con varias personas".

Ella estaba gritando: '¡Ayuda!'. Ojalá yo hubiera gritado algo por la ventana para poner nervioso al agresor. Lo vi apuñalar primero al muchacho y luego a la mujer. Fueron apuñalamientos repetidos, cuatro o cinco veces. El muchacho se desplomó en medio de la calle", dijo.

La chica se tambaleó hacia una casa y no se movió. Al minuto siguiente desapareció por el costado de una casa, y ahí fue donde la encontraron. Diría que todo sucedió en cinco o seis minutos. Luego, el atacante simplemente caminó por Ilkeston Road hacia (el centro de) la ciudad, tan tranquilo", relató.

COMIENZAN INVESTIGACIÓN

La jefa de policía recalcó que no se busca a ninguna otra persona en relación a estos ataques ni se considera que haya más riesgos de seguridad activos en la ciudad.

Estamos todavía en las primeras etapas de la investigación, necesitamos determinar los motivos que están tras estos ataques", afirmó Meynell.

Un equipo de detectives dedicado a este asunto está investigando las circunstancias que rodean a los incidentes y continuará reuniendo pruebas durante los próximos días", agregó la responsable policial, que calificó la jornada como "un día muy triste" para Nottingham.

La ministra de Interior, Suella Braverman, agradeció por su parte su labor a los servicios de emergencias por su "rápida respuesta" tras los ataques y pidió que se otorgue a la policía "el tiempo y el espacio" necesarios para determinar los hechos y las motivaciones del presunto atacante.

Braverman urgió además a cualquier ciudadano con información sobre los incidentes a contactar cuanto antes con las fuerzas de seguridad.

Cientos de personas asistieron esta tarde a una vigilia en la iglesia de St Peter de la localidad inglesa, entre ellas numerosos estudiantes universitarios.

El obispo de Southwell y Nottingham, el reverendo Paul Williams, ofició un servicio religioso para "rezar por aquellos que han perdido la vida de una manera tan cruel".

En esta nota