Tendencias
Cintilla de tendencias

Covid-19

Metro de la CDMX

CJNG

Galilea Montijo

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Afganistán: la decepción de los exmilitares que estuvieron en combate y ahora ven el ascenso del Talibán

Para exmilitares extranjeros que estuvieron en Afganistán, el regreso al poder del Talibán ha sido un golpe que los hace cuestionarse si todo su trabajo fue en vano.

Avatar del

Por Redacción - BBC News Mundo

BBC News | Mundo
Jack Cummings
Jack Cummings
Jack Cummings perdió las piernas cuando estuvo en combate en Afganistán.

Después de 20 años de una guerra que ha cobrado la vida de miles de soldados, ver lo que está ocurriendo en Afganistán es muy duro para exmilitares británicos y estadounidenses.

Ellos y familiares de fallecidos sienten que todo ha sido "en vano" a medida que los talibanes se apoderan del país en el que lucharon.

Como Jack Cummings, un exintegrante de la fuerza militar británica en Afganistán que perdió ambas piernas durante su segunda misión en el país de Medio Oriente.

Al ver los últimos acontecimientos, escribió un mensaje que fue compartido miles de veces en Twitter: "¿Valió la pena? Probablemente no. Parece que perdí mis piernas por nada. Que mis compañeros murieron en vano".

"Estoy enojado, estoy triste, me siento traicionado. Perdí mis piernas por nuestro país y ver lo que está sucediendo en Afganistán es horrible y desgarrador", le dijo luego a la BBC.

"Me ha dejado totalmente en un sin sentido y sé que no soy el único. Hablando con mis compañeros, todos lo sienten. Y algunos están luchando en este momento".

Los testimonios que ha recogido la BBC coinciden con lo que expresa Cummings.

Jack Cummings
Jack Cummings
Cerca de 450 soldados británicos murieron durante el conflicto en Afganistán y miles más resultaron heridos, como Jack Cummings.

Mike Jason, un coronel retirado del ejército de EE.UU., estuvo en activo 24 años y le cuesta creer cómo el Talibán recuperó Afganistán en unas pocas semanas.

"Es frustrante. Es enloquecedor. La velocidad a la que comenzó a colapsar lo hace muy difícil de entender. Es más rápido que nuestra capacidad para procesar nuestras experiencias de los últimos 20 años", dice.

Como un "idealista", dice que buscaba "hacer el bien" en Afganistán.

"Cuando llegamos a Afganistán, fue una lección de empatía, trabajar en culturas extranjeras, ver un país hermoso con una rica historia. ¿Valió la pena? ¿Valió la pena mi papel? En ese momento pensé que había hecho algo bueno, pero ahora necesito tiempo para reflexionar", señala el coronel.

EE.UU. perdió a más de 2.000 militares en los 20 años de campaña en Afganistán y otros 20.000 resultaron heridos, mientras que Reino Unido vio más de 450 muertes entre sus filas.

Los caídos "en vano"

Lo ocurrido en ciudades como Kabul no solo ha afectado a los militares en retiro, sino también para aquellos que vieron a sus seres queridos morir en suelo afgano.

Desde Escocia, Janette Binnie dice que la muerte de su hijo Sean Binnie, de 22 años, hoy parece un sacrificio "en vano".

"Él salió para marcar la diferencia", dijo. "Y esa diferencia no se ha conseguido".

Sean Binnie
Familia Binnie
Sean Binnie murió en mayo de 2009 en Afganistán, a la edad de 22 años.

Sean Binnie murió mientras patrullaba con un equipo escocés llamado "Guardia Negra" en la provincia de Helmand, en mayo de 2009.

Su madre dice que observó con consternación cómo la capital afgana, Kabul, caía ante una ofensiva de los talibanes, mientras el presidente Ashraf Ghani huía del país.

"Estoy tan orgullosa de mi hijo. Hizo lo que debía como soldado británico. Pero ahora siento que su memoria está dañada por esto. Todo fue en vano", lamenta Janette Binnie.

Otros exmilitares aún están tratando de darle un sentido a los acontecimientos recientes.

El capitán Jeremy Caskey estuvo también en Afganistán. Su hermano, el sargento de infantería de marina Joseph Caskey, murió en combate en 2010.

"Ha sido muy difícil. Siempre quieres saber que lo que estás haciendo tiene un propósito y un significado, pero el propósito y el significado no solo vienen con la victoria. Creo que a veces [el significado] viene en el sacrificio y la experiencia", dice Caskey.

"¿Estamos mejor? ¿Está mejor el país? ¿Están mejor ellos? Es difícil de decir", considera.

Dylan Elchin
Familia Elchin
El sargento estadounidense Dylan Elchin murió por la explosión de una bomba en Afganistán.

Por el contrario, Christian Easley cree las circunstancias actuales en Afganistán no lo hacen cambiar su perspectiva en absoluto.

Easley fue el reclutador de la Fuerza Aérea que ayudó a entrenar al sargento estadounidense Dylan Elchin, quien murió por una bomba en un camino de Afganistán.

"Dylan tuvo que seguir sus órdenes para cumplir su misión. Hizo todo lo que se le pidió y algo más", dijo Easley.

"Independientemente de lo que haya sucedido durante la semana pasada, supe que Dylan hizo todo bien".

La retirada, ¿un error?

Estados Unidos gastó US$822.000 millones en la guerra y en el entrenamiento de las fuerzas afganas, solo para presenciar la rápida conquista del país por parte de los talibanes.

Más de 800.000 militares de ese país fueron desplegados durante la guerra más larga que haya sostenido Estados Unidos.

La manera tan rápida en la que los talibanes retomaron el poder, sin embargo, fue algo que resulta lógico para algunos exmilitares que hablaron con la BBC.

Michelle Dunkley, de la Fuerza Aérea de EE.UU., dice que esta "decepcionada" de la forma en que EE.UU. encaró la retirada.

"Es muy triste. Me siento tan mal por todos los afganos", señala.

"¿Hicimos una evaluación completa de las capacidades del ejército afgano? No lo creo. Entrenamos a pilotos de helicópteros. Supuestamente entrenamos a sus soldados. Pero aparentemente no hicimos un buen trabajo", añade Dunkley, quien estuvo en Afganistán en 2016.

El estadounidense Kyle Hanson, quien estuvo en combate de 2006 a 2012, responsabiliza al gobierno de Donald Trump y Joe Biden por la situación actual.

"La guerra es una extensión de la política. Nuestro ejército hizo todo lo posible y nuestros políticos nos defraudaron a nosotros y a los afganos", señala.

"No me sorprende lo rápido que cayó el ejército afgano: se dio a los talibanes mucho tiempo para prepararse y se les dieron fechas casi exactas para trabajar. Se sabía que esto sería lo que sucedería cuando nos fuéramos".

Un hombre afgano ondea la bandera del Talibán en la frontera con Pakistán, 17 de julio, 2021
Getty Images
La bandera del Talibán ha vuelto a ondear en casi todo Afganistán.

El coronel estadounidense Mike Jason citaba a un compañero suyo que dijo: "Creamos un ejército para un país que aún no existía".

"El ejército afgano no sentía lealtad hacia un gobierno que consideraba corrupto e ilegítimo. No sé si más tropas estadounidenses hubieran detenido lo inevitable. No sé si cualquiera que haya trabajado en el terreno esté particularmente sorprendido por el resultado", sostiene.

El efecto negativo en ambos lados

Además de lamentar que el esfuerzo de dos décadas haya desembocado en la retoma del poder del Talibán, los exmilitares temen por lo que enfrentará ahora el el pueblo de Afganistán.

"Me siento tan mal por todos los afganos. Especialmentelas mujeres que ahora serán llevadas a la Edad Media bajo los talibanes", dice Michelle Dunkley.

Para el coronel Mike Jason, la "tragedia" es que hay muchos afganos que luchan porque "sus hijos crezcan y estén seguros" y ahora han quedado en la incertidumbre.

"He estado intercambiando mensajes de texto con un alto oficial afgano escondido en este momento. Su familia está escondida. Hay una crisis de la vida real", explica.

"Para los veteranos, esto no se trata de nosotros en este momento. Nuestros amigos están hoy en peligro real. Aún no ha terminado. Este no es el momento de sentir lástima por nosotros mismos", explica Jason.

Para Matt Zeller, un exmilitar estadounidense que luchó en Afganistán, Washington debería "mover cielo y tierra" para salvar a los afganos que colaboraron con las fuerzas ocupantes.

"Cualquier afgano que abandonemos lo estamos dejando a una versión moderna de los nazis", señala.

Pero otro militar británico, que pide ser identificado solo como Stu por confidencialidad con su trabajo actual, advierte que el regreso del Talibán puede volver a abrir las heridas en Occidente de muchos exmilitares y los seres queridos de fallecidos.

"Lo triste es que las familias todavía están de duelo. No puedo imaginar por lo que están pasando", señala el militar retirado luego de 16 años de servicio.

"Posiblemente uno de los únicos consuelos a los que podían aferrarse es que han hicieron algo significativo y han marcado una diferencia. Y sentir que no fue así debe ser insoportable", explica.

Asegura que varios colegas se han quitado la vida en los últimos años.

"Llega un punto en el que ya es demasiado".


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

bbc news | mundo - footer
En esta nota

Comentarios