Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Estados Unidos

Abogado de EU admite que usó ChatGPT para un escrito y éste se inventó precedentes legales

Schwartz se justificó asegurando que nunca antes había usado una herramienta de este tipo y que, por tanto, "no era consciente de la posibilidad de que su contenido pudiese ser falso".

ESTADOS UNIDOS.-Un abogado de Estados Unidos podría enfrentarse a diversas sanciones después de utilizar el reconocido ChatGPT para redactar un documento, solo para descubrir posteriormente que la aplicación de inteligencia artificial (IA) había creado una serie completa de supuestos precedentes legales.

Según informes publicados el sábado por el periódico The New York Times, el abogado en cuestión es Steven Schwartz, quien representa a un cliente en un caso actualmente en juicio en un tribunal de Nueva York.

El caso se trata de una demanda presentada por un pasajero de la aerolínea Avianca, quien afirma haber sufrido una lesión debido a un incidente en el que fue golpeado por un carrito de servicio durante un vuelo.

Schwartz representa al demandante y utilizó ChatGPT para elaborar un escrito en el que se oponía a una solicitud de la defensa para que el caso fuese desestimado.

En el documento de diez páginas el abogado citaba varias decisiones judiciales para apoyar sus tesis, pero no tardó en descubrirse que el conocido chatbot de la compañía OpenAI se las había inventado.

La Corte se encuentra ante una situación inédita. Una presentación remitida por el abogado del demandante en oposición a una moción para desestimar (el caso) está repleta de citas de casos inexistentes", escribió el juez Kevin Castel este mes.

AUDIENCIA

Este viernes, Castel emitió una orden convocando a una audiencia el próximo 8 de junio en la que Schwartz deberá tratar de explicar por qué no debería ser sancionado después de haber tratado de usar supuestos precedentes totalmente falsos.

Lo hizo un día después de que el propio abogado presentase una declaración jurada en la que admitió haber usado ChatGPT para preparar el escrito y reconoció que la única verificación que había llevado a cabo era preguntar a la aplicación si los casos que citaba eran reales.

Schwartz se justificó asegurando que nunca antes había usado una herramienta de este tipo y que, por tanto, "no era consciente de la posibilidad de que su contenido pudiese ser falso".

El abogado subrayó que no tenía ninguna intención de engañar al tribunal y exculpó totalmente a otro abogado del bufete que se expone también a posibles sanciones.

El documento se cierra con una disculpa en la que Schwartz lamenta profundamente haber usado inteligencia artificial para apoyar su investigación y promete no hacerlo nunca más sin verificar totalmente su autenticidad.

En esta nota