Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Corea del Sur

¿Qué es el movimiento 4B en Corea del Sur? La radical protesta feminista contra el patriarcado que pone en riesgo la natalidad en el país

El término 4B, que significa “no citas, no sexo, no matrimonio, no hijos”, resume las principales posturas adoptadas por este movimiento.

¿Qué es el movimiento 4B en Corea del Sur? La radical protesta feminista contra el patriarcado que pone en riesgo la natalidad en el país

COREA DEL SUR.- En Corea del Sur, ha surgido un movimiento social conocido como 4B, impulsado por grupos feministas radicales, que propone un boicot total a las relaciones sexo-afectivas con hombres. Este movimiento nace como respuesta a las diversas formas de violencia de género que enfrentan las mujeres en el país asiático.

La cultura tradicionalista de Corea del Sur, que históricamente ha permeado la sociedad, está siendo cuestionada por un creciente pensamiento crítico entre las mujeres, tanto dentro como fuera del país. El 4B se posiciona como una condena radical por parte de las feministas más extremas hacia estas normas arraigadas.

Una de las acciones más controversiales dentro del 4B es el llamado a las mujeres para que dejen de tener hijos como forma de protesta. Esta postura busca evitar perpetuar las estructuras patriarcales que consideran opresivas.

Este movimiento surge en un contexto de baja tasa de natalidad en Corea del Sur, una de las más bajas entre los países miembros de la OECD, exacerbando así el debate en torno a sus implicaciones sociales y demográficas.

El término 4B, que significa “no citas, no sexo, no matrimonio, no hijos”, resume las principales posturas adoptadas por este movimiento. Aunque ha generado debates intensos, algunos críticos advierten que podría poner en riesgo la cohesión social y la futura demografía del país.

No obstante, para muchas mujeres en Corea del Sur, el 4B representa una respuesta contundente a la falta de avances en materia de derechos femeninos y una afirmación de su rechazo hacia una cultura patriarcal que no las representa ni las acoge.

En una entrevista con The New York Times, Chung Hyun-back, exministra de la Oficina de Igualdad de Género en Corea del Sur, mencionó que la crisis de natalidad en el país está ligada a estructuras patriarcales que limitan las aspiraciones profesionales de las mujeres.

Jiny Kim, una joven de 30 años entrevistada por el mismo medio, describió la huelga de natalidad como una forma de venganza contra una sociedad que, según ella, no valora ni respeta a las mujeres.

Las mujeres que respaldan el movimiento 4B están decididas a seguir sus principios, desafiando una cultura tradicionalista que consideran excluyente y que no muestra signos suficientes de cambio. Para ellas, este movimiento representa una manera de rechazar el papel que históricamente se les ha impuesto en la sociedad surcoreana.

Temas relacionados