Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Guerra Israel-Gaza

Acusan de crímen de guerra ataque a hospitales en Gaza

Organización de Médicos por los Derechos Humanos mencionan que por la falta de personal, recursos y medicamentos en hospitales de Gaza, se han tenido que realizar cirugías y amputaciones sin anestesia a los afectados por la guerra, en su mayoría mujeres y niños.

La organización israelí Médicos por los Derechos Humanos ha alzado la voz para denunciar los ataques sistemáticos contra el sistema de salud en la Franja de Gaza por parte de las fuerzas israelíes.

En particular, los hospitales Naser y Al Amal de Jan Yunis han sido blanco de intensos ataques, llevando a la organización a solicitar una investigación de estos actos como posibles crímenes de guerra.

Médicos por los Derechos Humanos cuestiona las afirmaciones del Ejército israelí, que ha exigido la evacuación de hospitales bajo la premisa de que son utilizados como centros de mando por Hamás.

La organización subraya que esta justificación no exime de la violación del derecho internacional humanitario y de la posibilidad de cometer crímenes de guerra.

El grupo ha documentado 142 ataques contra instalaciones médicas en la Franja, dejando fuera de servicio a 30 hospitales y 53 clínicas.

El asedio de más de 30 días por parte de las tropas israelíes ha dejado a dos hospitales clave, Naser y Al Amal, completamente inoperativos.

Incapacidad de llevar a cabo atención médica en Gaza

La falta crítica de personal médico, con la pérdida de 326 trabajadores sanitarios, ha llevado al sistema de atención médica al borde del colapso, incapaz de atender tanto a los afectados por la violencia como a aquellos con enfermedades crónicas.

El informe menciona las consecuencias devastadoras para los pacientes de cáncer, con el Hospital oncológico de la Amistad Turco-Palestina siendo bombardeado, resultando en la muerte de pacientes y la interrupción de los tratamientos para cientos de enfermos.

El cierre de los cruces con Israel también ha impedido que los pacientes de cáncer reciban quimioterapia en Jerusalén Este o Cisjordania.

La escasez de combustible ha afectado a más de mil pacientes con enfermedades renales, reduciendo drásticamente la duración de sus tratamientos de diálisis.

La capacidad de atención para los más de 69 mil heridos por la guerra se ha reducido en un 70%, llevando a muertes evitables y a procedimientos médicos extremos, como cirugías y amputaciones, realizados sin anestesia.

En esta nota