Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Rusia

“Es una enorme vergüenza”: Altos mandos rusos critican a Joe Biden por haber insultado a Vladimir Putin

Las declaraciones dadas por funcionarios públicos respecto a la manera de expresarsde del presidente de Estados Unidos sobre Putin denotan indignación y descontento.

El Kremlin reaccionó con indignación ante los insultos proferidos por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hacia el presidente ruso Vladimir Putin durante un acto en San Francisco.

Biden, en un tono inusualmente fuerte, calificó a Putin como un “hijo de p*** loco”. En respuesta, el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, catalogó estas declaraciones como una “enorme vergüenza” para Estados Unidos.

Peskov señaló que aunque es poco probable que tales declaraciones ofendan a otro jefe de Estado, es vergonzoso que el presidente de Estados Unidos utilice un lenguaje tan grosero.

Además, sugirió que Biden adopta este comportamiento por motivos políticos internos, comparándolo con un personaje de película de vaqueros de Hollywood.

El vocero del Kremlin recordó que no es la primera vez que Biden insulta a Putin, utilizando términos como “carnicero”, “criminal de guerra” y “dictador”.

Estos epítetos, según Peskov, son “absolutamente inadmisibles”. Instó a los asesores de Biden a revisar los discursos de Putin para encontrar “aunque sea una palabra ofensiva” hacia el presidente de Estados Unidos.

Respuesta de Consejero ruso

Dimitri Medvediev, vicesecretario del Consejo de Seguridad de Rusia, aprovechó la oportunidad para criticar a Biden, sugiriendo que “el verdadero peligro proviene de líderes ancianos como él”, que podrían iniciar una guerra contra Rusia.

En otro contexto, la madre del opositor ruso Alexei Navalny, fallecido en prisión, denunció que las autoridades están chantajeándola al no permitirle llevarse el cadáver de su hijo para darle sepultura.

Las autoridades le habrían impuesto condiciones estrictas para el entierro, pero la madre insiste en que solo desea que se cumpla la ley y se le entregue el cuerpo de su hijo de inmediato. La situación agrega más tensión a la ya complicada relación entre el gobierno ruso y los críticos de la administración.

En esta nota