Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Franja de Gaza

Sin lugar seguro en Gaza: la ciudad de Rafá recibe a cientos de miles de personas desplazadas por la guerra

Funcionarios estadounidenses han llamado a la prudencia, expresando preocupaciones sobre una posible invasión de Rafá sin un plan claro para la población civil, lo que podría llevar a un desastre.

Rafá, Palestina.- La ciudad de Rafá, ubicada en el sur de Gaza y en la frontera con Egipto, se sumió en el pánico tras los devastadores ataques israelíes que dejaron al menos 44 palestinos muertos.

Esta área, que ha servido como último refugio para la población civil de Gaza, ahora enfrenta la amenaza de una invasión terrestre planeada por Tel Aviv.

La situación ha llevado a que más de la mitad de los 2.3 millones de residentes de la franja se refugien en Rafá, muchos de ellos viviendo en tiendas de campaña, albergues improvisados, escuelas y terrenos de hospitales, tras ser desplazados múltiples veces por las órdenes de evacuación israelíes durante los últimos cuatro meses de guerra.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, generó preocupación al anunciar públicamente la orden de preparar planes duales de evacuación e invasión terrestre para Rafá.

Esta decisión ha suscitado preguntas sobre el destino de los civiles evacuados, ya que más de dos tercios del territorio de Gaza ya fueron desalojados, y vastas áreas de la franja se encuentran en ruinas.

Funcionarios estadounidenses han llamado a la prudencia, expresando preocupaciones sobre una posible invasión de Rafá sin un plan claro para la población civil, lo que podría llevar a un desastre.

La relación entre Israel y Estados Unidos ya estaba tensa en las semanas previas, y la declaración pública de los planes de invasión podría aumentar aún más las tensiones.

Gaza destruída

La oficina de Netanyahu afirmó que la intensa actividad en Rafá requiere la evacuación de los civiles, indicando que la presencia de cuatro batallones no lograría el objetivo de eliminar a Hamas.

Sin embargo, la medida plantea el riesgo de un baño de sangre, según advierten organismos no gubernamentales que operan en la región. Entre los 44 muertos por los ataques aéreos, se informa que hay al menos una docena de niños.

Yossi Mekelberg, miembro del programa para Medio Oriente y Noráfrica del Instituto Real de Asuntos Internacionales de Gran Bretaña, considera que esta puede ser la última fase de la guerra contra Hamas antes de que la presión internacional por un cese al fuego aumente. Su preocupación principal es el alto costo que esto podría tener para la población civil.

Philippe Lazzarini, jefe de la oficina de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, señaló el creciente pánico en Rafá, indicando que la gente no tiene a dónde ir. Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego de Refugiados, advirtió que no se puede permitir una guerra en un campo gigante de refugiados.

Las reacciones no se limitan a nivel local, ya que la oficina del presidente palestino, Mahmoud Abbas, condenó la acción israelí como una flagrante violación de todas las líneas rojas, amenazando la seguridad y la paz en la región y el mundo.

El ministro jordano del exterior, Ayman Safadi, expresó en redes sociales su preocupación por un posible ataque israelí que afectaría a 1.5 millones de palestinos en Rafá, calificándolo como una amenaza de una masacre de personas inocentes.

En esta nota