Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Clima

El Niño está empezando a perder fuerza tras provocar un año caluroso y tormentoso, pero sigue siendo potente: Un científico atmosférico explica lo que nos espera en 2024

El Niño comienza cuando el agua caliente se acumula en el océano cerca de Sudamérica.

FOTO DE ARCHIVO. Una persona con un paraguas en la mano observa el río de Los Ángeles durante las fuertes lluvias en Los Ángeles, California, EEUU. 5 de febrero de 2024. REUTERS/Aude Guerrucci

Imagínate que El Niño es como una gran fiesta en el océano que afecta el clima en todo el mundo. Durante el 2023, El Niño fue muy fuerte, calentando el planeta y causando climas locos, como tormentas fuertes y mucho calor en algunas áreas.

Pero ahora, la fiesta de El Niño está empezando a perder fuerza y probablemente se termine para la primavera del 2024. Entonces, ¿qué significa esto para los próximos meses y la temporada de huracanes del 2024?

Para entender mejor, El Niño y su hermano opuesto, La Niña, son patrones climáticos que afectan el clima en todo el mundo. El Niño calienta las cosas, mientras que La Niña las enfría un poco. Estos patrones hacen que la temperatura global suba y baje, como una montaña rusa del clima.

FOTO DE ARCHIVO. Trabajadores comienzan a limpiar los escombros de una tormenta que sigue afectando a Oceanside, California, EEUU. 6 de febrero de 2024. REUTERS/Mike Blake

El Niño comienza cuando el agua caliente se acumula en el océano cerca de Sudamérica. Pero cada ciertos años, los vientos cambian y esa agua caliente se mueve hacia el este, afectando el clima en todo el mundo, dice Paul Roundy, experto en el clima.

Ahora, aunque El Niño está perdiendo fuerza, todavía veremos su influencia. En lo que queda del invierno, se espera que mantenga temperaturas inusualmente cálidas en Canadá y el norte de Estados Unidos, además de algunas tormentas en el sur.

Pero la buena noticia es que El Niño podría terminar en primavera o verano y volver a la normalidad. Y después, es probable que veamos a La Niña en otoño.

Hablemos de huracanes: El Niño generalmente ayuda a reducir la actividad de los huracanes en el Atlántico. Pero este año, sin El Niño, no significa automáticamente que tendremos muchos huracanes. Otros factores también juegan un papel, como la temperatura del agua en el Atlántico.

La fiesta de El Niño está llegando a su fin, pero aún veremos algunos efectos en el clima. ¡Prepárate para un 2024 interesante en términos de tiempo!

Artículo original publicado en The Conversation

En esta nota