Edición México
Suscríbete
Ed. México

El Imparcial / Mundo / Rey Carlos III

¿Qué pasará con la Corona si el rey Carlos III no puede reinar? Este es el protocolo real en caso de incapacidad o sucesión

Posibles escenarios: Desde consejeros de Estado hasta regencias provisionales

Londres, 7 febrero.- El lunes, el Palacio de Buckingham informó que el rey Carlos III ha sido diagnosticado con un tipo de cáncer, aunque no se ha proporcionado información sobre la especificación del mismo.

El monarca cuenta con el respaldo de su esposa Camila y de sus hijos y hermanos para afrontar su enfermedad, mientras el Reino Unido dispone de un protocolo bien establecido para asegurar la continuidad de la Corona.

El monarca de 75 años, que accedió al trono tras la muerte de su madre Isabel II en septiembre de 2022, se someterá a un tratamiento oncológico, según informó el palacio de Buckingham.

El experto constitucional Robert Hazell destaca que, incluso en casos de incapacidad del rey, el protocolo detallado garantizará una transición fluida. En caso de que sea necesario, figuras como el Príncipe Guillermo, heredero al trono, Camila, esposa del soberano, y los hermanos del Rey, Ana y Eduardo, están preparados para asumir responsabilidades. Incluso el Príncipe Harry podría tener un papel relevante en circunstancias excepcionales.

La ley de Regencia de 1937 proporciona un marco para tales circunstancias, designando a Camila y a los siguientes en la línea de sucesión como consejeros de Estado provisionales.

Esta situación ya se había presentado cuando Carlos y Guillermo fueron convocados para reemplazar a la reina Isabel II en la inauguración del Parlamento el 10 de mayo de 2022, luego del fallecimiento de la misma el 6 de septiembre del mismo año.

Si el Rey fuera declarado médicamente incapacitado, Guillermo se convertiría en regente, asegurando la continuidad de la monarquía. La declaración de incapacidad del rey podría ser revertida si mejorara.

En el caso de una incapacidad de Guillermo, el Príncipe Harry e asumiría el papel de regente mientras el Príncipe Jorge, el siguiente en la línea de sucesión, sea menor de edad. El Parlamento intervendría si fuera necesario designar a otra persona para el cargo.

“Si ‘Harry’ no estuviera dispuesto, el Parlamento tendría que aprobar una legislación que nombrara específicamente a otra persona”, aclara.

Hazell también señala la posibilidad de una “regencia blanda”, donde el Rey conservaría algunas funciones clave mientras otros miembros de la familia real, especialmente Guillermo, asumirían responsabilidades adicionales.

En este contexto, el Príncipe heredero estaría encargado de eventos clave como la apertura del curso legislativo, la recepción de embajadores y dignatarios, así como ceremonias importantes como el Domingo del Recuerdo y el ‘Trooping the Colour’, la ceremonia militar con la que se celebra el cumpleaños del soberano.

En esta nota