No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

A 11 años del asesinato de estudiantes en "guerra de Calderón contra el narco"

Jorge Mercado y Javier Arredondo, estudiantes del Tec de Monterrey, fueron víctimas de este combate y su historia fue plasmada en el documental "Hasta los dientes".

Avatar del

Por El Imparcial

A 11 años del asesinato de estudiantes en "guerra de Calderón contra el narco"(Especial)

A 11 años del asesinato de estudiantes en "guerra de Calderón contra el narco" | Especial

NUEVO LEÓN, Monterrey.- "Están armados hasta los dientes", fue el mensaje dado por radio de uno de los elementos que integraban un operativo contra el narcotráfico, en el que supuestamente buscaban abatir a uno de los "peces gordos" del crimen organizado, sin embargo el resultado fue otro.

Cuando el gobierno de Felipe Calderón lanzó su lucha contra el narcotráfico, pocas personas podrían pensar que algo como esto podría haber ocurrido.

El 19 de marzo de 2010 dos estudiantes del Tec de Monterrey, una de las universidades privadas más importantes de México, habían sido asesinados.

Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, según dijeron en aquel momento, habrían sido confundidos con delincuentes por lo que el Ejército apuntó su metralleta contra ellos y los mató.

De acuerdo al documental Hasta los dientes, los jóvenes se habían quedado hasta tarde estudiando y habían salido por algo de comida.

En medio de un fuego cruzado las balas lograron alcanzar al primer muchacho, quien quedó tirado en el suelo, mientras que el otro corrió para pedir auxilió cuando también fue acribillado.

Los militares se dieron cuenta de que no eran criminales, sin embargo, intervinieron la escena. Colocaron rifles a cada uno y les dieron golpes para hacer pensar que eran miembros de alguna organización criminal.

Otro día en la escuela hubo clases de manera normal, y el Tec –aunque supo la verdad desde la noche en que ocurrió el hecho- decía que lo sucedido no tenía nada que ver con ellos.

La familia buscó de manera incansable a los estudiantes, pero nadie les daba respuestas, todos decían que los muertos esa noche no eran universitarios sino sicarios.

Incluso, el Estado fue acusado de intentar desaparecer los dos cuerpos.

A pesar de que autoridades trataron de ocultar la verdad, había muchos cabos sueltos en el caso, por lo que tuvieron que aceptar que habían asesinato a unos jóvenes que no tenían nada que ver con el narcotráfico.

El trágico día

Con una gran entereza, la mamá de Jorge Antonio dice que ha asumido los hechos trágicos del 19 de marzo de 2010.

Ese día, un grupo de militares que realizaba labores policiacas en Nuevo León sostuvo un enfrentamiento con un comando de la delincuencia organizada y, al parecer, Jorge y Javier se quedaron en medio del fuego cruzado cuando ingresaban al campus del Tecnológico de Monterrey y fueron confundidos con sicarios que huían.

Tras resultar heridos, los dos jóvenes habrían sido rematados a corta distancia. Sus cuerpos fueron movidos a la parte exterior del campus, se les colocaron armas, los despojaron de sus credenciales de identificación y mochilas, y se intentó hacerlos pasar como sicarios.

“Jorge no sólo era un excelente estudiante, sino también excelente amigo, primo, nieto… no es porque haya sido mi hijo, pero sí, era un hijo extraordinario”, recuerda su madre días antes de que se cumplan nueve años de “aquel terrible día” en el Tec de Monterrey.
 

 
En esta nota

Comentarios