No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Trabajadores del INAH no han cobrado en 4 meses; solicitan aclarar situación

Los trabajadores expusieron su situación a través de un documento difundido en redes sociales, en el que explicaron que este año, la contratación de los Capítulo 3000 se pospuso los dos primeros meses de este año

Avatar del

Por El Universal

Los trabajadores expusieron su situación a través de un documento difundido en redes sociales, en el que explicaron que este año, la contratación de los Capítulo 3000 se pospuso los dos primeros meses de este año(Archivo-Ilustrativa.)

Los trabajadores expusieron su situación a través de un documento difundido en redes sociales, en el que explicaron que este año, la contratación de los Capítulo 3000 se pospuso los dos primeros meses de este año | Archivo-Ilustrativa.

CIUDAD DE MÉXICO.- Trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que están contratados bajo la modalidad de Capítulo 3000 (honorarios) solicitaron que se aclare la situación de sus pagos, porque no han cobrado sus salarios en cuatro meses.

Los trabajadores expusieron su situación a través de un documento difundido en redes sociales, en el que explicaron que este año, la contratación de los Capítulo 3000 se pospuso los dos primeros meses de este año, por lo que tuvieron que incorporarse a sus puestos de trabajo hasta el 1 de marzo.

“Las contrataciones no se agilizaron, por el contrario, los requisitos para elaborar los contratos fueron mucho más tediosos que en años anteriores. Cuando se comenzaron a suspender las actividades esenciales por la emergencia sanitaria, continuamos con el trabajo en casa, nos pidieron un informe diario de actividades. (Pero) los administrados de los centros de trabajo no muestran avance ni nos informan sobre nuestra situación, por lo que al día de hoy llegamos sin contrato y sin pago”, se lee en el documento difundido por el movimiento Ya Págame INAH.

El documento surgió como respuesta al mensaje que Diego Prieto emitió el miércoles pasado en el que expuso la situación presupuestaria del INAH, donde enfatizó que los problemas por el presupuesto no surgieron con la llegada de la crisis sanitaria derivada por Covid-19.

“Esta situación no nace con esta epidemia, y no data de un año ni de dos ni de tres, el INAH arrastra una debilidad estructural en su configuración presupuestal que tiene que ver con un déficit histórico que se acumuló en lo que respecta al Capítulo 1000, capítulo en el componente presupuestal que permite el pago de salarios, prestaciones, derechos laborales e incluyen a los de base, eventuales y de confianza. Venimos arrastrando un déficit cercano a mil millones de pesos en ese renglón, es decir, el INAH inicia el año presupuestal con un faltante de mil millones, nada más para efecto de poder pagar las nóminas”, indicó Prieto en su mensaje.

Agregó que de todo el presupuesto, el 82% es destinado para el pago de personal de base, otro presupuesto se destina al pago del personal de confianza y otro al pago a los eventuales, de tal manera que al Instituto le queda para operar el 2%; sin embargo, dijo, lo que les ha ayudado a salir adelante son los recursos autogenerados en museos y zonas arqueológicas, que en 2019 ascendieron a 780 millones de pesos.
Diego Prieto señaló que además del presupuesto, este año, se han tomado medidas por la crisis sanitaria como la extinción del Fideicomiso para el Fomento y la Conservación del Patrimonio Cultural Antropológico, Arqueológico e Histórico de México (Fideinah), y mandatos para que suspendan todas las contrataciones y que haya, como en todas las dependencias del gobierno, el recorte del 50% de gastos en servicios generales y gastos de operación.
 
Por lo que el titular del INAH pidió a que “todos demuestren generosidad en esta época” y con respecto a los Capítulo 3000 dijo que “todo lo devengado se tiene que pagar, si trabajaron porque se los pidió el investigador sin aprobación del centro de trabajo, que el investigador les pague, no sería mala idea”.

Sin embargo, los trabajadores indicaron que ante la emergencia sanitaria y de confinamiento “queda más que demostrado que el gasto que se hace en vehículos, equipo de cómputo y edificios rentados (actualmente sin uso) es dinero que bien podría usarse para regularizar a quienes realizamos labores sustantivas para el Instituto y que durante años hemos encontrado precariedad”.

Además indicaron que al estar cuatro meses sin cobrar “y pidiendo de préstamos”, no es la manera en que ninguna persona debiera laborar.

“Nos piden que esperemos, que seamos pacientes, solidarios, que pongamos la otra mejilla. El director apela a la sensibilidad y solidaridad de los investigadores y demás personal basificado, les pide que nos paguen con sus sueldos. ¿No es mejor que un instituto tan importante cuente con administradores calificados para que no existan tantas irregularidades y anomalías? ¿No habría sido mejor que se hubiera tratado el problema de estas contrataciones desde que inició su gestión?”, cuestionaron los trabajadores. 

En esta nota

Comentarios