No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Trabajadores del INAH acusan "negligencia administrativa"

En conferencia virtual, los integrantes de cinco sindicatos pidieron el pago de adeudos y estabilidad laboral

Avatar del

Por El Universal

Trabajadores del INAH acusan "negligencia administrativa"

Trabajadores del INAH acusan "negligencia administrativa"

Integrantes de cinco agrupaciones sindicales del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sumaron esfuerzos para denunciar "negligencia administrativa" en la institución encabezada por el antropólogo Diego Prieto; exigir pago de adeudos y estabilidad laboral.

En una conferencia virtual, los integrantes del Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del INAH, el Sindicato Nacional de Arquitectos Conservadores del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura-INAH, el Sindicato Nacional de Restauradores del INAH, el Sindicato Nacional de Trabajadores Administrativos, Manuales, Técnicos y Profesionistas del INAH y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Cultura dijeron que denunciaban a las autoridades del INAH porque "han afectado y deteriorado la situación de los trabajadores".

Las afectaciones y el deterioro, dijeron, se ha dado en diferentes momentos y a través de acciones como la precarización sustantiva e incumpliendo de sus responsabilidades como funcionarios.

Ximena Rojas, secretaria general del Sindicato Nacional de Restauradores del INAH, señaló que el INAH tiene 3 mil 864 trabajadores de base para atender las labores de investigar, conservar, restaurar, difundir y custodiar el patrimonio cultural bajo resguardo del Instituto, incluidos 162 museos, 193 zonas arqueológicas y más de 110 mil monumentos.

Esa cantidad, afirmó, son evidencia de la precarización del INAH: "Al hacer un análisis comparativo con la década de los 90, se observa que el personal de base sumaba cerca de 5 mil trabajadores, lo cual evidencia la reducción de alrededor de mil 200 plazas de labores sustanciales".

La restauradora también indicó que además de la reducción de plazas, desde 2019 las autoridades del INAH no han cumplido con el incremento de las prestaciones que por ley corresponden a los trabajadores, bajo el argumento de que las prestaciones no son reconocidas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a pesar de que se logró la firma de los Convenios de Prestaciones Socioeconómicas en noviembre de 2019.

"A partir de ese momento y a la fecha, no se ha realizado el pago del aumento del 1.8% en prestaciones que debió ser aplicado desde febrero de 2019, momento en que aún no estábamos en contingencia sanitaria, violando la Ley Federal del Trabajo, las Condiciones Generales de Trabajo y los Convenios de Prestaciones Socioeconómicas signados por las autoridades y los sindicatos nacionales", declaró Rojas.

Agregó que Diego Prieto "aceptó" el recorte presupuestal a gastos operativos del 75%. Sin embargo, el panorama para 2021 no es alentador.

"Es importante señalar que el presupuesto asignado al INAH para el ejercicio 2020 y que el PEF para el 2021 no es suficiente para cumplir a cabalidad las obligaciones que por Ley son obligatorias para el INAH; una evidencia más del indolente proceder de Diego Prieto", apuntó Rojas.

Ante esa situación, comentó que las cinco agrupaciones sindicales exigen mayor presupuesto para el INAH, el pago inmediato de prestaciones y estabilidad laboral para el personal que es contratado de forma eventual.

Los trabajadores señalaron que este tipo de irregularidades ya se las hicieron saber al presidente Andrés Manuel López Obrador a través de dos misivas, y a Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, aunque en ninguno de los casos han tenido respuesta.

Ante la situación en la que se encuentra el INAH, los sindicalizados externaron su preocupación por la realización del Tren Maya y el Proyecto Chapultepec.

"El Proyecto del Tren Maya va a generar una serie de responsabilidades para todos en el Instituto, no sólo por la posibilidad de que se puedan abrir nuevas zonas arqueológicas, lo que implica trabajo para arquitectos, restauradores, custodios, personal administrativo, técnico y manual, sino que, por ejemplo, para el caso de arquitectura, la incidencia del Tren Maya va a generar impactos urbanos en sitios históricos en contextos de valor patrimonial", dijo Luis Ojeda, secretario general del Sindicato Nacional de Arquitectos Conservadores del Patrimonio Cultural.

Gustavo Ramírez, secretario general del Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del INAH, comentó que, en su agrupación sindical, no todos están de acuerdo con el Tren Maya.

"Los trabajos van retrasados. Las brigadas de salvamento arqueológico del INAH están trabajando a marchas forzadas para poder tener los resultados. El problema tiene que ver con que hasta la fecha no existe un Proyecto Ejecutivo de la obra. No se le ha presentado ni al Instituto ni a los investigadores, se está trabajando sobre un trazo previo sujeto a cambios de última hora, esto es una constante en los proyectos presidenciales: no hay proyecto", señaló Ramírez.

Ramírez añadió que, al no contar con un Proyecto ejecutivo para el Tren Maya, se corre el riesgo de no considerar los impactos al medio ambiente y al patrimonio.

Por su parte, Ximena Rojas dijo que mientras se redujo el presupuesto a instituciones como el INBAL o el INAH, el proyecto Chapultepec tiene asignado todo un presupuesto.

"No estamos en contra del proyecto Chapultepec, pero sí consideramos que estos institutos, o por lo menos el INAH, tienen un impacto a nivel nacional y este proyecto es centralista y no tiene un impacto a nivel nacional", agregó.

En esta nota
  • Cultura

Comentarios