No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

México

Saxofonista que fue bañada con ácido llega a CDMX para recibir atención

El pasado 9 de septiembre, un hombre desconocido roció ácido en el cuerpo de María Elena en el interior de su vivienda. 

Avatar del

Por Agencia Reforma

María Elena fue trasladada a la Ciudad de México para recibir atención especializada luego de que un hombre la rociara con ácido en su propia casa.(Redes.)

María Elena fue trasladada a la Ciudad de México para recibir atención especializada luego de que un hombre la rociara con ácido en su propia casa. | Redes.

CIUDAD DE MÉXICO.- La saxofonista mixteca María Elena Ríos Ortiz, de 26 años de edad, quien presenta quemaduras en el cuerpo tras ser atacada con ácido en Oaxaca, fue trasladada a un hospital de la Ciudad de México para recibir atención más especializada.
 
 El Gobierno del Estado de Oaxaca detalló que la mujer fue llevada este viernes al Centro Nacional de Investigación y Atención de Quemados (CENIAQ) del Instituto Nacional de Rehabilitación, en la capital mexicana.
 
El pasado 9 de septiembre, un hombre desconocido roció ácido en el cuerpo de María Elena en el interior de su casa en el Municipio de Huajuapan de León.
 
Versiones señalan como responsable al empresario y ex diputado local del PVEM, Juan Vera Carrizal.
 
Este viernes, en entrevista con medios locales, el Gobernador Alejandro Murat pidió al Fiscal Rubén Vasconcelos Méndez aplicar todo el peso de la ley contra el responsable de este ataque.


 
"Yo le he pedido al Fiscal que esclarezca y, por supuesto, le caiga todo el peso de la ley aquel que haya ofendido a esta joven", comentó.
 
"Lo lamento mucho, como Gobernador he hecho la petición con todo el peso de mi investidura, y vamos a encontrar al culpable y va a sufrir las consecuencias".
 
Ríos era atendida desde el 10 de septiembre en el Hospital General de la ciudad de Oaxaca tras sufrir quemaduras causadas por agente químico en los brazos, cara y tórax.
 
En su ingreso fue valorada por oftalmología, descartando daño en la visión, además se le aplicó el protocolo quirúrgico y tratamiento de analgesia y antibioticoterapia.
 
En esta unidad médica se le practicaron tres intervenciones quirúrgicas en un periodo de tres meses debido a que el ácido corrosivo le provocó lesiones profundas.
 
Los días 2 y 21 de octubre se le practicaron toma y colocación de injerto en brazo derecho sin complicaciones durante la operación; sin embargo, en la evolución se presentó necrosis de tejido.
 
El director del hospital de Oaxaca, Ernesto Garzón Sánchez, explicó que la cicatrización de sus lesiones requiere más tiempo para preparar las zonas afectadas y evitar así, en lo posible, el rechazo.


 
Lo anterior debido a que es necesaria la granulación de la piel, es decir la fase de recuperación que admita la adherencia del tejido, y la evolución es más compleja por el tipo de químico utilizado en la agresión.
 
Por ello, entró nuevamente a quirófano el 28 de noviembre y se continuó con la vigilancia en el área de Hospitalización de especialidades, donde la paciente se encontraba estable.
 
Sin embargo, en búsqueda de una atención más especializada, se solicitó la referencia al tercer nivel de atención, por lo que se realizaron las gestiones para ser llevada al hospital en la Ciudad de México.
En esta nota

Comentarios